La Comisión propone 840.000 euros para los desempleados de la construcción

Dounia Benjadra :

El destino de esta partida son los parados en España en el sector de la fabricación de materiales
El destino de esta partida son los parados en España en el sector de la fabricación de materiales

La Comisión Europea (CE) ha planteado que se destine a España una partida de 840.000 euros del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) para ayudar a encontrar un empleo a 300 trabajadores despedidos en el sector de la fabricación de materiales para la construcción en la Comunidad Valenciana (España), según publica la CE en un comunicado de prensa.
Con esta cantidad, solicitada por las autoridades españolas, se ayudaría a ex trabajadores de 140 pequeñas y medianas empresas. La propuesta pasará ahora al Parlamento Europeo (PE) y más tarde al Consejo de Ministros de la UE para su aprobación.
Según la Comisión, fue España la que pidió la ayuda tras los despidos de 630 trabajadores de empresas dedicadas a la fabricación de materiales para la construcción, como placas de yeso y productos de hormigón.
Unos despidos que se produjeron a raíz de la creciente competencia ejercida por los materiales para la construcción fabricados en otras partes del mundo, sumada a la crisis económica. El dominio de China –señala la Comisión- en el mercado mundial de los materiales para la construcción es cada vez mayor, “y países como la India siguen aumentando su producción”.
Las medidas cofinanciadas por el FEAG ayudarían a los trescientos trabajadores que tienen más dificultades para encontrar un nuevo empleo “ofreciéndoles asesoramiento, evaluación de las capacidades y recolocación, formación general y reciclaje, formación profesional individual, fomento del emprendimiento, un subsidio para la búsqueda de empleo y una contribución a los gastos de desplazamiento”.
El coste total estimado del conjunto de la ayuda asciende a 1.680.000 euros, de los que el FEAG aportará 840.000, afirma el comunicado.
Según la Comisión, la producción a nivel mundial de diversos productos minerales no metálicos utilizados en la construcción “se multiplicó por dos entre 2001 y 2011 (3.055,6 millones de toneladas)”.
En 2001, China se situó a la cabeza de la producción (661 millones de toneladas), le siguió la UE (con 329 millones de toneladas). Una década más tarde, la producción de China aumentó un 312 por ciento, “mientras que la de la UE había descendido un 12 por ciento”.
En España, la fabricación de esos productos fue a la par de la tendencia negativa de la Unión pero desde 2008 “la caída de la producción en este país se ha intensificado con el estallido de la burbuja inmobiliaria”.