El automóvil y el sector aeroespacial relanzan las exportaciones marroquíes

Dunia Benjadra :

Aeronautique0[1]
Las industrias punteras diversifican la oferta de Marruecos, tradicionalmente basada en materias primas y textil

Sectores en alza en Marruecos como el del automóvil, la electrónica o el aeroespacial han conseguido dinamizar la economía de este país, según las últimas cifras publicadas por la Oficina de cambio sobre el comercio exterior.
Esta conclusión se ha puesto de relieve durante los primeros 8 meses del año, en los cuáles estos sectores punteros han conseguido mantener el nivel de transacciones internacionales del reino alauita. Todo lo contrario que las ventas de otros productos marroquíes que tradicionalmente han representado la punta de lanza de sus exportaciones como son destino los fosfatos, los textiles y el cuero, que han visto reducidas sus ventas.
Según apunta el rotativo especializado Medias 24, la deslocalización en Europa está beneficiando a Marruecos, pues cada vez son más las empresas del viejo continente que están mudando sus fábricas, especialmente aquellas relacionadas con el mundo del motor y la industria aeroespacial. Éste fenómeno había repercutido sobre todo en nuevos puestos de trabajo en el país magrebí, pero ahora empieza a notarse también en su balanza comercial.

Entre los nuevos negocios internacionales de Marruecos, el del automóvil es sin duda el que repercute más en las exportaciones son más importantes. De acuerdo con la Oficina de Cambios, en lo que va de 2013 las exportaciones de vehículos aumentaron un 19 por ciento en comparación con el mismo período del año pasado. Esta cifra lo sitúa como el sector que más contribuye al crecimiento de las exportaciones en el 2013, representando más del 2 por ciento de las ventas totales al extranjero y superando incluso al alimentario.
Todo indica a que se está ante un cambio de rumbo en los intercambios de Marruecos con el mundo. La importancia del automóvil en las exportaciones debería seguir creciendo, especialmente con el aumento de la producción en la fábrica de Renault en Tánger, que espera alcanzar próximamente la producción de 600 vehículos al día frente a los 400 actuales.
A este dato se debe sumar la firma de seis nuevos contratos relacionados con la fabricación de piezas y cableado para vehículos, de los cuales, la mayoría serán para exportar. Con su venta se espera generar ingresos adicionales por valor de más de 1 000 millones de dírhams (casi 100 millones de euros).

A la zaga del motor se encuentra la industria aeroespacial, cuyas exportaciones, según la Oficina de Cambios, crecieron un 21 por ciento en los primeros ocho meses del año. Este es más o menos el promedio de crecimiento anual que el Grupo de Industrias Marroquíes Aeroespaciales atribuye al sector (que exporta toda su producción) en los últimos cinco año. Las perspectivas pues, van en aumento y más con la expansión del Instituto para la Formación Aeroespacial (IMA, por su siglas en francés) y la producción de los aviones del fabricante Bombardier.

Mientras los presagios se presentan favorables para la producción de coches y aviones en Marruecos, su mercancía tradicionalmente más exportada, los fosfatos y sus derivados, disminuye sus ventas, en más del 20 por ciento en lo que va de año, debido sobre todo, a un fuerte descenso de su valor y de la demanda global.