La emisión de Sukuk ya es posible en Marruecos

Ahmed Chabi :

Los certificados de inversión según la ley islámica solo pueden expedirse, por ahora, para el extranjero
Los certificados de inversión según la ley islámica solo pueden expedirse, por ahora, para el extranjero

Las “finanzas participativas” -término con el que se conocen en Marruecos por cuestiones legales- también denominadas finanzas islámicas, acaban de dar un paso más hacia su regularización en el reino alauita. Tras la aprobación la ley de titularización la semana pasada fue publicado en el Boletín Oficial el permiso para emitir productos de financiación participativa, llamados oficialmente en la terminología islámica sukuk.
Un sukuk, según la definición del producto en la ley de titularización, “son títulos que representan el usufructo indivisible de cada titular de los activos elegibles adquiridos o que serán adquiridos o inversiones realizadas o a realizar por el emisor de dichos valores”. La diferencia fundamental respecto a los bonos convencionales es que un sukuk no contempla reclamaciones, su titularidad está relacionada directamente con los gastos y riesgos de los activos del emisor. Por lo tanto, ni el capital ni el retorno puede ser garantizado contractualmente, a diferencia de los crédito habituales.
Curiosamente, es Inglaterra el país pionero en desarrollar este tipo de productos financieros y donde la denominada banca islámica ha abierto un mercado propiamente dicho. Este éxito ha conseguido a atención de inversores de los países del Golfo, que se han lanzado a la conquista del primer mercado de las finanzas participativa.
En Marruecos, está licencia está limitada por el momento, y solo podrá expedirse para operaciones destinadas al extranjero. Para el mercado local, habrá que esperar a lo que designe el Consejo Nacional de la Sharia , un comité compuesto por una serie de ulemas -especialistas en la ley islámica -, que está estudiando la validez de todos los productos de las finanzas islámicas.
La Asociación Marroquí para los profesionales de las finanzas participativa está expectante y convencida del éxito de este tipo de productos. “Algunos inversores del Golfo han expresado su deseo de diversificar su cartera de inversiones en Marruecos…pero para hacerlo, sus productos deben ser las finanzas participativa”, señalaba el presidente de la asociación, Saïd Amghdir, la semana pasada en una conferencia sobre el mercado de capitales islámico en Marruecos.
Tanto la asociación, como muchos representante de los denominados bancos islámicos de desarrollo, están a la espera de conocer sí finalmente Marruecos abre el mercado por completo a los sukuk.