El sector hortofrutícola español adelanta la campaña otoñal para competir con el marroquí

Ahmed Chabi :

Los agricultores españoles piden una escrupulosa observancia del acuerdo entre la Unión Europea y Marruecos
Los agricultores españoles piden una escrupulosa observancia del acuerdo entre la Unión Europea y Marruecos

El estricto cumplimiento del acuerdo agrícola entre la Unión Europea y Marruecos. Esta es “la vía más eficaz” para garantizar un correcto funcionamiento del mercado y la principal reclamación que la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) ha pedido en el Comité Mixto Hispano-Marroquí celebrado en Casablanca, según informa la propia coordinadora.

Según la COAG, la entrada de productos marroquí en los meses que permite la Unión Europea (UE) ha obligado a los agricultores españoles a adelantar parte de la campaña de otoño y ello debido en parte a “la entrada masiva y sin control de productos marroquíes”, según denuncia la coordinadora.

Los agricultores también han criticado duramente la última cumbre bilateral. El ministro Arias Cañete y su homólogo marroquí han convertido este foro en un “besamanos” improductivo que pasa factura a las rentas del sector y destruye empleo en las regiones productoras. (…) Necesitamos menos fotos con la oligarquía marroquí y más contundencia en la defensa de la agricultura española”, ha subrayado Andrés Góngora, responsable del sector de frutas y hortalizas de COAG.

La coordinadora se queja de que en apenas dos campañas el acuerdo agrícola UE-Marruecos ya ha provocado un auténtico reajuste en los calendarios de comercialización europea y pérdida de rentabilidad. Concretamente, a los agricultores españoles “ha obligado” a adelantar una parte de la competitiva campaña de otoño a los meses de verano.

“Marruecos, incumplimiento volumen y precios, inunda el mercado europeo en esas fechas y hunde las cotizaciones en origen. No podemos competir en igualdad de condiciones con unos costes de producción muy bajos en base a unas condiciones laborales, sociales y medioambientales que en la UE están prohibidas desde hace años” ha argumentado Góngora, quien considera “paradójico” que la UE no exija que la producción marroquí se adapte a la normativa europea, y que de esta forma sean los agricultores europeos los que se vean obligados a adaptarse para sobrevivir.

Por todo ello la COAG se opone frontalmente a este tipo de comité que lo único que consigue es que “Marruecos logre respaldo a sus pretensiones”. Y pone de ejemplo la posibilidad de acceder a fondos de desarrollo rural comunitarios o el Estatuto Avanzado de la UE, como ya se ha plantado en la última cumbre.