Los refugiados y apátridas ya disponen de una oficina a la que dirigirse en Rabat

Ouissal el Hajoui :

El ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de Marruecos ha inaugurado la Oficina de los Refugiados y los Apátridas en la calle Ujda de Rabat.
El ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de Marruecos ha inaugurado la Oficina de los Refugiados y los Apátridas en la calle Ujda de Rabat.

El rey de Marruecos, Mohamed VI instó al Gobierno a diseñar una política de inmigración, y le ha pedido que comenzara por imponer el respeto de los derechos más fundamentales de los inmigrantes, y sobre todo, tener especial tacto y cuidado con los demandantes de asilo. A penas dos semanas después, el ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación ha inaugurado en la calle Ujda, en Rabat, la Oficina de los Refugiados y los Apátridas.

Esta oficina se ocupará, en coordinación con el Alto Comisionado de los Refugiados (ACNUR) en Rabat, de examinar las solicitudes de asilo. Y según el ministerio de Exteriores y Cooperación se priorizará ¨el estudio de 853 expedientes, aquellos que conciernen a las personas que ya han obtenido el estatuto de refugiado por parte de ACNUR¨.

La apertura de este centro supone, según ACNUR, un gran avance en materia de derechos humanos. “Queda mucho por hacer, pero Marruecos ha tomado las buenas decisiones para proteger a las personas vulnerables”, ha declarado Leila Jane Nassif, representante en Marruecos de ACNUR. Asimismo, Leila agradece la iniciativa que ha emprendido Mohamed VI para la adopción de una nueva política migratoria.