Anouzla compareció ante el juez en medio de protestas que piden su libertad

Clara García :

El periodista y director del sitio lakome.com, Ali Anouzla, acusado de hacer apología del terrorismo y en la cárcel del septiembre, se sentará por segunda vez ante el juez el próximo 30 de octubre
El periodista y director del sitio lakome.com, Ali Anouzla, acusado de hacer apología del terrorismo y en la cárcel del septiembre, se sentará por segunda vez ante el juez el próximo 30 de octubre

Ali Anouzla, periodista acusado de hacer apología del terrorismo, y en prisión desde el pasado mes de septiembre, se ha sentado por primera vez ante el juez instructor del caso Abdelkader Chentouf. Juzgado por la ley Antiterrorista, el caso Anouzla ha levantado las críticas del mundo entero. Después de la negativa de su socio Abubakr Jamai al cierre temporal de la web Lakome, tras la dimisión de cuatro de los abogados que lo defendían, Anouzla queda respaldado por las organizaciones nacionales e internacionales por derechos humanos y libertad de expresión, que desde que fue detenido no han cesado de protestar ante los juzgados de Salé.
Los abogados que defendían al periodista desde que fue detenido, han dimitido para sorpresa de la opinión pública, todos ellos, salvo su amigo y antiguo socio Hassan Semlali. En el comunicado que han enviado los cuatro, Abderrahim Jamai, Abderrahmane Benameur, Khalid Sefiani y Naima Guellaf han explicado que el motivo por el que han abandonado el caso ¨es evitar los enredos en la marcha del mismo y que sea una sola la persona que lo coordine¨. Una explicación que no acaba de creerse la prensa marroquí, y es que en otros casos muy similares, como el de Rachid Nini, Ali Lamrabet o Noubir Amaoui, han llegado a defender a una misma persona hasta 1.000 letrados, ¨y no ha habido problema alguno en la coordinación del caso¨, dicen los medios.
Los periodistas creen que los cuatro abogados han dimitido después de que Anouzla hubiera tomado la decisión de cerrar Lakome sin consultarlo con ellos, tan solo lo había hecho con Semlali. Una decisión que su socio y director de Lakome en versión francesa no ha aceptado. Desde entonces el caso Anouzla ha dado un giro radical, al menos desde el punto de vista de la opinión pública. Después de la primera audiencia ante el juez instructor del caso, ¨Anouzla puede salir en libertad provisional o permanecer detenido, ya que las audiencias pueden ser dos, tres o muchas¨, declaró Semlali a la prensa. De momento, el juez Chentouf ha reportado la audiencia al próximo 30 de octubre.

Las organizaciones pro derechos humanos no abandonan a Anouzla
¨Estamos muy preocupados por la detención de Ali Anouzla. Exigimos su liberación de forma inmediata. Nos preocupa el rumbo que toma la libertad de expresión en Marruecos con este caso¨, declaró, a puertas del juzgado de Sale, Sirine Rachid, investigadora y representante de Amnistía Internacional (AI) en Marruecos.
Además de AI, Reporteros Sin Fronteras (RSF) es otra organización internacional que lucha por la libertad de Anouzla. La organización pro libertad de expresión ya ha solicitado al ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius que pida la libertad de Anouzla a su homologo marroquí, Salaheddine Mezouar, de cara al próximo foro económico ¨Diálogo 5+5¨. ¨Deseamos que en los intercambios que tenga con su homólogo marroquí mencione estas prácticas a las que recurre su Gobierno, que sancionan el trabajo de un periodista que ejerce su profesión de manera independiente, respetando todas las reglas deontológicas de su oficio, prácticas que constituyen una amenaza grave para toda la prensa independiente en Marruecos¨, reza la carta enviada a Fabius.
¨La libertad está en peligro¨, ponía en los carteles que llevaron ante los juzgados los miembros de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH). ¨A través de estas sentadas queremos vehicular determinados mensajes a las autoridades. Tienen que tener claro que el caso de Anouzla es un caso internacional. Tienen que ponerlo en libertad en seguida¨, declaró Khadija Riyadi, presidenta de la AMDH.