Miles de personas protestan en Madrid por la liberación de presos de ETA

Clara García :

Los presos por terrorismo se benefician de una sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo
Los presos por terrorismo se benefician de una sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo

La doctrina Parot es historia. La norma legislativa española para condenas graves que debe su nombre a Henri Parot, miembro de la organización violenta e independentista Euskadi Ta Askatasuna ( ETA), ha sido declarada ilegal por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (CEDH). Las consecuencias inmediatas: varios miembros de ETA en libertad y otros tantos acusados de terrorismo y crímenes graves en previsión de ser liberados. Y el domingo por la tarde 200.000 personas, según fuentes oficiales, manifestándose por las calles de la capital española en contra de la decisión del CEDH.
Todo empezó hace siete años, en el 2006, cuando el Tribunal Supremo español estableció, a raíz de una petición del etarra Henri Parot, que la reducción de penas por favores penitenciarios se aplicara individualmente a cada condena, lo que impedía que se beneficiasen de una reducción presos castigados por delitos graves -asesinos, violadores y terroristas-. El fin era evitar que los encarcelados pudieran quedar en libertad antes de 30 años, la pena máxima en España.
A raíz de otros recursos de etarras al Tribunal de Estrasburgo, éste resolvió, el pasado 21 de octubre, que la aplicación de la norma española penitenciaria vulneraba artículos del convenio europeo de derechos humanos. Las autoridades judiciales españolas decidieron acatar la sentencia europea y empezar a poner en libertad a todos aquellos presos a los que afectaba la doctrina Parot, empezando por la etarra Inés del Río.
Desde entonces las asociaciones de víctimas del terrorismo han expresado su ira en contra de esta decisión y han acusado a Mariano Rajoy de ser un “traidor” y hacer un “pacto podrido” con ETA. Ellos han sido quienes organizaron la manifestación del pasado domingo, que fue respaldada, además de por más de 200.000 personas solo en Madrid, por varios políticos y representantes institucionales.