Los embajadores de la ONU reunidos con Mezouar

Ahmed Chabi :

El ministro de Asuntos Exteriores marroquí, Salaheddine Mezouar, se reunió con todos los embajadores de los países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU y con los de los grupos árabes y africanos acreditados en Rabat
El ministro de Asuntos Exteriores marroquí, Salaheddine Mezouar, se reunió con todos los embajadores de los países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU y con los de los grupos árabes y africanos acreditados en Rabat

Marruecos no ha pasado por alto las últimas declaraciones de Abdelaziz Bouteflika, presidente argelino, quien pidió a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) vigilar los derechos humanos en el Sáhara. El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación marroquí, Salaheddine Mezouar, no dudó en llamar a consultas al embajador marroquí en el país vecino, para luego reunirse con todos los embajadores de los países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, así como con los embajadores de los países de los grupos árabes y africanos acreditados en la capital marroquí, Rabat.
Según marruecos, Argelia ha aprovechado la última visita de Christopher Ross, enviado especial de la ONU en el Sáhara Occidental, para emprender una guerra mediática con Marruecos. Durante estos últimos días han sido muchas las declaraciones llegadas desde Argelia que el Reino alauita califica de hostiles, ¨cuya única intención es la de provocar y lanzar graves acusaciones¨, criticó el ministerio de Exteriores en un comunicado publicado en la Agencia Marroquí de Noticias Map.
“La campaña hostil de Argel contra Marruecos ha llegado a su paroxismo con el mensaje dirigido el 28 de octubre por el jefe de Estado argelino, Abdelaziz Bouteflika, a la reunión de Abuya, que contiene mentiras, una hostilidad manifiesta para con el Reino y provocaciones graves, además de declaraciones irresponsables e inaceptables, que muestran claramente que Argelia es parte interesada y activa en el diferendo sobre el Sáhara”, lamenta Exteriores. Y es que esta es la segunda vez en este año que Marruecos se enfrente a un tercer país por pedir que se vigile de cerca los derechos humanos en la región, ya lo hizo hace unos meses Estados Unidos, aunque finalmente se echo atrás.
Marruecos, a través de la nota de prensa del ministerio de Mezouar, reitera su firme postura a acabar pacíficamente con el problema del Sáhara y repudia la actitud de Argelia, quien, “en lugar de implicarse activa y seriamente en la búsqueda de una solución política, opta por concentrarse en cuestiones secundarias y estratagemas que no hacen sino obstaculizar el actual proceso y mantener el estatuto-quo en la región”. La fijación con Marruecos, no desviará, según el ministro, ¨al pueblo argelino hermano de sus problemas internos, sus preocupaciones reales y sus aspiraciones legítimas”.
Mientras los políticos y los medios de comunicación argelinos y marroquíes continúan con sus ataques, las representaciones diplomáticas del Reino en Argelia proseguirán de manera normal su trabajo bajo la supervisión de un encargado de negocios, en lugar del embajador, quien de momento continuará en Rabat.