El Supremo apoya las excarcelaciones de la Audiencia por la doctrina Parot

Dunia Benjadra :

Una decisión tomada en un pleno, con 12 votos a favor y cuatro en contra, que deja en libertad a los presos que fueron condenados antes de 2006
Una decisión tomada en un pleno, con 12 votos a favor y cuatro en contra, que deja en libertad a los presos que fueron condenados antes de 2006

El Tribunal Supremo da vía libre al tribunal para que deje en libertad a presos. Doce votos a favor y cuatro en contra, el pleno decide que la doctrina Parot no afecta a los condenados antes de 2006, prácticamente los casos pendientes.

El Tribunal Supremo, dividido entre quienes defienden la competencia exclusiva del alto tribunal y los que avalan la reciente decisión de la Audiencia Nacional de excarcelar a nueve etarras, decidió esta mañana en pleno el futuro de la doctrina Parot.

Los dieciséis magistrados de la Sala Segunda estudiaron dos propuestas de resolución que van, la primera, en sentido de mantener o recuperar la competencia en el Supremo, y la segunda, que defiende que sean los mismos tribunales que la aplicaron en sus sentencias los que anulen ahora los efectos de la doctrina Parot. Esta segunda posición, la que defiende que deben ser los tribunales sentenciadores los que apliquen la sentencia de Estrasburgo, avala la citada decisión de la Audiencia Nacional.

La Audiencia Nacional de Madrid decidió el pasado viernes la liberación de nueve presos más del grupo separatista vasco ETA (Euskadi ta Askatasuna, “Patria Vasca y Libertad”) tras la sentencia en octubre pasado del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo (TEDH), que llevó a la liberación de Inés del Río Prada.
El tribunal, encargado de los casos de terrorismo, dijo que estos nuevos presos de la banda armada vasca se encontraban en situaciones “idénticas” que Inés del Río.

Madrid quería mantenerla en prisión hasta 2017 en el marco del nuevo sistema de cálculo del Código Penal que se aplicaba con carácter retroactivo desde el año 2006. El primer caso se aplicó para evitar la liberación prematura del etarra Henri Parot, encarcelado en 1990 y condenado a 4.800 años de prisión por el asesinato de 82 personas. El Tribunal Supremo español decidió no deducir la remisión -dada por trabajo o estudios realizados en la cárcel- por el plazo máximo legal de prisión de treinta años en España, sino por la longitud total de las sentencias debido a que no se había arrepentido de sus crímenes.

Sin embargo, el TEDH consideró el mes pasado una apelación de la etarra Inés del Río Prada, encarcelada desde 1987 y condenada a tres mil ochocientos veintiocho años de cárcel por 24 asesinatos y cientos de intentos de asesinato. Sin aplicar la doctrina Parot, debía haber sido puesta en libertad en 2008 por lo que se condenó a España a pagarle 30.000 euros en indemnizaciones y ponerla en libertad tan pronto como fuera posible.

Tras esta sentencia europea, los jueces de la Audiencia Nacional sostuvieron el pasado viernes que esta situación podría aplicarse a decenas de presos de ETA. La decisión de Estrasburgo, aplaudida en el País Vasco, ha enfurecido a las asociaciones de víctimas del grupo separatista, que ha dejado un rastro de 829 muertos en cuarenta años.