Industria lanza una campaña contra el ciberacoso infantil

Clara García :

El proyecto, que se llevará a cabo en centros escolares, pretende fomentar la confianza sobre la protección de los menores en la red
El proyecto, que se llevará a cabo en centros escolares, pretende fomentar la confianza sobre la protección de los menores en la red

José Manuel Soria, ministro de Industria, Energía y Turismo de España presentó ayer una campaña de concienciación y actuación contra el ciberacoso infantil. El proyecto, que lleva a cabo el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (Inteco) pretende, entre otras cosas fomentar la confianza en el ámbito digital sobre la protección de los menores en la Red y sus actuaciones se centrarán en centro educativos escolares.

Para la difusión del problema se han elaborado un conjunto de materiales para menores, padres y educadores con información útil para detectar el fenómeno, así como indicaciones de cómo actuar ante esta situación. En la guía sobre el acoso cibernético han participado miembros de los Ministerios de Justicia e Interior, de la Seguridad del Estado, de universidades, así como médicos, psicólogos y representantes de asociaciones de padres y expertos en redes sociales.

La edad de inicio en el uso de Internet y el teléfono móvil es cada vez más temprana, entre los 10 y los 13 años, según un estudio de Inteco y Fundación Orange. A estos niños que ya dominan desde temprana edad las nuevas tecnologías se les denomina “nativos digitales”. Pero a pesar de que se desenvuelven con familiaridad y aprovechan al máximo las posibilidades de comunicación de la Red son el colectivo más vulnerable.

Sin embargo, según Inteco, apenas un 5 por ciento de los padres españoles son conscientes cuando sus hijos sufren un ciberacoso, que puede consistir, por ejemplo, en amenazas, coacciones, injurias, calumnias, exhibicionismo y difusión de contenidos pornográficos y corrupción de menores, todos ellos constitutivos de delitos, especialmente la difusión de imágenes propias sin consentimiento.

Pero el acoso más peligroso es el intento de ciertos adultos pervertidos de establecer una relación con un menor mediante engaños, para así ganarse su confianza y lograr algún fin de carácter sexual. Este problema está ganando peso en la actualidad debido a la mediatización de casos con graves consecuencias para las víctimas.