El Dariya, ¿por qué no en las escuelas?

Ouissal el Hajoui :

Un comité de sabios hace una propuesta al ministerio de Educación para que se estudié en el idioma materno en la escuela
Un comité de sabios hace una propuesta al ministerio de Educación para que se estudié en el idioma materno en la escuela

Los marroquíes hablan el dariya, dialecto del árabe, pero estudian en árabe clásico, un idioma que, salvo en contadas ocasiones, ningún marroquí usa cotidianamente. Y mientras que para muchos expertos e intelectuales esta es la principal causa del fracaso escolar entre los marroquíes, los más conservadores no contemplan otra opción que la de estudiar en árabe clásico, ya que es el idioma del Islam y del Corán.

Las estadísticas demuestran que no todos los marroquíes pueden expresarse correctamente o escribir en árabe clásico, sin embargo, es el idioma con el que todos los niños deben afrontar sus estudios desde que se matriculan en primaria. ¿No sería más lógico estudiar en el idioma materno de uno? Esta es, precisamente, la propuesta que un comité de sabios ha hecho al ministerio de Educación. Este comité ha alegado que ¨la mayor parte de los estudiantes provenientes de familias acomodadas optan por los centros extranjeros, español, francés o americano o por la enseñanza privada, donde el francés, segundo idioma oficial del Reino, gana al árabe¨. De esta forma, la mayoría de los estudiantes no controlan ni el árabe ni el dariya, pero sí un idioma que nada tiene que ver con el materno.

Esta propuesta ha despertado muchas críticas entre aquellos que se oponen a que los marroquíes se comuniquen en otro idioma que no sea el árabe. La prensa más conservadora se ha hecho eco de estas críticas, las cuales consideran que introducir el marroquí dialectal en la escuela es darle más hegemonía al francés. ¨Desgraciadamente, la cultura del relativismo es tachada prácticamente de atea en Marruecos, es por ello que diálogos como este no darán lugar a ningún cambio¨, ha criticado Mohamed Tozzy, politólogo y escritor. Asimismo ha indicado que la educación debe basarse en el diálogo y en el pluralismo, ¨y lamentablemente nuestros manuales escolares están impregnados de gérmenes de intolerancia¨, ha añadido el escritor ganador del Premio de la Cultura Amazigh en 2006.