Familias del Atlas dormirán esta noche con menos frio

Spread the love

Ouissal el Hajoui :

Una obra benéfica lleva 30 coches, camiones y furgonetas cargados de ropa rumbo a Ksibat para ayudar a combatir el frío.
Una obra benéfica lleva 30 coches, camiones y furgonetas cargados de ropa rumbo a Ksibat para ayudar a combatir el frío.

En el corazón del Atlas, en el pueblo de Ksiba, una de las regiones más frías de todo Marruecos, 500 familias esperan recibir un paquete completo de todo tipo de ropa necesaria para aguantar las altas temperaturas de la región de Benimellal. A 320 kilómetros de Ksiba, en la capital marroquí, Rabat, el colectivo ‘Flamme d’espoir’ (Llama de esperanza), lleva, desde hace tres meses, haciendo una recolecta de mantas, colchas, pijamas, jerséis, bufandas, calcetines, gorros, zapatos… toda ropa de casa, para salir a trabajar o para ir a estudiar, para grandes, jóvenes y pequeños, para hombres y mujeres.

¨Lo que empezó siendo una pequeña obra benéfica entre un grupo de amigos, acabó convirtiéndose en un colectivo de 5.000 personas¨, cuenta a Correo Diplomático Yasser Medkouri, uno de los coordinadores del colectivo. Medkouri, quien tuvo la idea de ayudar a la gente más necesitada, que lo pasan aún peor en época invernal, ha hecho de su casa, una villa en Rabat, un auténtico almacén. ¨Además de las importantes ayudas de particulares, hemos contado también con la participación de empresas que nos han abastecido de importantes enseres de forma totalmente gratuita¨, agradece el coordinador. Colchones, colchas, alrededor de 1.280, paquetes de mantas y enormes bolsas de ropa, separadas por edad y sexo, llenan el garaje y jardín de Medkouri.

No solo en Rabat, en Fez, Casablanca, Sale, Tánger, Marrakech, e incluso París, ‘Femme d’espoir’ cuenta con embajadores que han ido consiguiendo recursos para poder tener listos, una vez llegue el frío a la región, las vestimentas más necesarias para aquellas familias más necesitadas. Pero no cualquier familia podrá beneficiarse de esta solidaria ayuda, ¨hemos contado con la colaboración de la asociación Shifah para la elección de las familias a las que entregar las ayudas recogidas. Lo más importante para nosotros es ayudar a aquellas cuyos hijos van a estudiar todos los días en centros de la región pese a las difíciles condiciones climatológicas¨, explica el coordinador en Rabat.

Esta noche llegará a su fin la obra benéfica. ¨Desde hace tres meses nos hemos reunido todos los domingos para hacer barbacoas o meriendas, y organizar la recolecta¨, recuerda Medkouri. Más de 30 coches, camiones y furgonetas, saldrán esta noche rumbo a Ksibat para hacer entrega de todo lo reunido. ¨Ha sido una experiencia inolvidable. Cuando hay organización es muy fácil ayudar a los más necesitados¨, comenta Medkouri, a la vez que agradece la ayuda de consulados, colegios, institutos, empresas y, sobre todo de particulares, ¨algunos han llegado a dar hasta 60.000 dírhams (alrededor de 6.000 euros)¨, añade.