La ONU llega a un acuerdo con Irán para que detenga su plan nuclear

Ahmed Chabi :

La comunidad internacional ha conseguido, tras años de negociación, convencer a Irán de no enriquecer uranio por encima del 5 por ciento.
La comunidad internacional ha conseguido, tras años de negociación, convencer a Irán de no enriquecer uranio por encima del 5 por ciento.

Después de años de negociación Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China, además de Alemania, el G5+1, miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, han conseguido dar un paso más en la seguridad internacional después de convencer a Irán de no enriquecer uranio por encima del 5 por ciento en ninguna de sus centrales nucleares.

Un acuerdo histórico, así lo ha calificado la Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Catherine Asthon. Los más escépticos creen que el acuerdo, que tiene una primera fase de seis meses, morirá después de este periodo. Por su parte los más optimistas, como el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, consideran que el cambio en Irán comenzó con el cambio de Gobierno y se está atestiguando con este nuevo pacto. Y los más pesimistas, como el primer ministro Israelí, Benjamin Netanyahu; consideran que ¨es un mal acuerdo que concede lo que Irán quería exactamente, tanto una significativa relajación de las sanciones como la supervivencia de las partes más importantes de su programa nuclear¨.

Según el acuerdo firmado la madrugada del domingo en Ginebra, Irán, además de no poder enriquecer uranio por encima del 5 por ciento, también tendrá que deshacerse del uranio que ya tiene enriquecido, no podrá instalar centrifugadoras nucleares adicionales, ni de nueva generación. Y además de garantizar el acceso diario a las instalaciones nucleares a los inspectores de la OIEA (Organización Internacional para la Energía Atómica), también deberá detener la construcción de las instalaciones de enriquecimiento de la planta de Arak. Todas estas medidas imposibilitan, según el G5+1, la elaboración de la bomba atómica por parte de Irán.

A cambio de estas cesiones, Irán podrá recibir hasta 4.200 millones de dólares en divisas, cerca de 3.000 millones de euros. Estados Unidos y Europa se comprometen a no imponer nuevas sanciones durante estos seis meses. Asimismo, las sanciones sobre oro, metales preciosos, sector del automóvil y exportaciones de petróleo quedarán, temporalmente, suspendidas. De esta forma, tal y como ha dicho en su cuenta de Twitter, el presidente de Irán, Hassan Rouhani, “los iraníes votaron por la moderación y un compromiso constructivo. Los esfuerzos de los equipos de negociación son para abrir nuevos horizontes”. En seis meses, Irán tendrá la oportunidad de demostrar si su programa nuclear solo tiene intereses civiles, y la Unión Europea y Estados Unidos, si son capaces de mantener la paz con la potencia persa.