La ruta de la prostitución ilegal a Europa pasa por Marruecos

Clara García :

Niños inmigrantes fueron secuestrados en una casa en Valmojado, a 50 kilómetros al sur de Madrid, para explotar sexualmente a sus madres.
Niños inmigrantes fueron secuestrados en una casa en Valmojado, a 50 kilómetros al sur de Madrid, para explotar sexualmente a sus madres.

Mientras en Rabat se celebraba una conferencia sobre la lucha contra la trata de seres humanos, en España eran detenidos tres nigerianos en una operación contra una red de tráfico de mujeres africanas. La detención sacaba a la luz la importancia del país magrebí para las organizaciones de tráfico de mujeres africanas.

La investigación, señala el comunicado difundido por las fuerzas del orden españolas, se inició a principios de año sobre la base de las declaraciones de una joven prostituta africana. A raíz de éstas, se produjo la detención de tres nigerianos y se pudo liberar a otras cinco víctimas de la organización explotadas sexualmente en diferentes ciudades de España.

Al parecer, la mafia secuestraba a niños para explotar con fines sexuales a sus madres, nigerianas en su mayoría. Casi todas las mujeres que traían entraban en Europa a través de Marruecos, según informó la policía española.

Los niños fueron descubiertos en agosto pasado en una casa en Valmojado, a unos cincuenta kilómetros al sur de Madrid. “Los ataban a la cama, tenían que soportar el acoso y la humillación por parte de sus captores quienes les administraban tranquilizantes y pastillas para dormir con el fin de controlarlos mejor”, relata el comunicado de las fuerzas del orden.

Los niños tenían además “signos evidentes de desnutrición”, y pasaron al menos cuatro meses en estas condiciones, señaló el portavoz policial. Tras la liberación de los críos, los agentes españoles continuaron con la desestructuración de la organización criminal y dieron con el paradero de sus madres en Francia, donde estaban siendo forzadas a la prostitución. La investigación determinó que “los más pequeños garantizaban la obediencia de las mujeres, obligadas a prostituirse, y que no se escaparán”.

Según la policía española, Marruecos es un alto importante de las redes de tráfico de mujeres. Las jóvenes nigerianas eran atraídas por ofertas de trabajo y posteriormente secuestradas, maltratadas y llevadas por medio continente por los contrabandistas hasta llegar a Marruecos.
Aquí permanecían semanas hasta que los traficantes decidían traerlas a España, normalmente en embarcaciones rudimentarias, siempre según las fuerzas españolas. A partir de ahí, eran utilizadas para la prostitución en otros países de la Unión Europea.

En este caso, como en la mayoría, Marruecos es utilizado por las redes como un país de tránsito pero también es el “origen y destino de víctimas de la trata de personas “, según ha subrayado el enviado especial de la ONU, Joy Ngozi Ezeilo. En el caso marroquí, los contrabandistas fuerzan a las víctimas subsaharianas más a la mendicidad que a la prostitución. El problema, señala Ngozi es que, a pesar de que Marruecos ha ratificado el Protocolo de las Naciones Unidas contra la trata de personas, sufre de “falta de un marco legal adecuado para la lucha contra la trata de personas”.

Además, de este problema, los participantes del seminario de la semana pasada en Rabat, han hecho un llamamiento al Gobierno para “promulgar una ley especial que criminalice y defina de forma clara y concisa la trata de personas. Para ello, han señalado los expertos, es necesario “herramientas y protocolos de identificación de víctimas”, ya que, como deploró Ngozi Ezeilo, con demasiada frecuencia las víctimas subsaharianas de la trata que se encuentran en Marruecos son detenidas y deportadas por la policía como simples inmigrantes irregulares sin ser reconocidas como víctimas de tráfico sexual o trabajo forzado.