Las asociaciones feministas condenan la ley contra la violencia hacia las mujeres

Ouissal el Hajoui :

Las asociaciones critican la frialdad con la que la ministra de Solidaridad, Mujer, Familia y Asuntos Sociales, Bassima el Hakkaoui, está elaborando la ley contra la violencia hacia las mujeres
Las asociaciones critican la frialdad con la que la ministra de Solidaridad, Mujer, Familia y Asuntos Sociales, Bassima el Hakkaoui, está elaborando la ley contra la violencia hacia las mujeres

Nunca se han llevado bien las asociaciones feministas con la ministra de Solidaridad, Mujer, Familia y Asuntos sociales, Bassima el Hakkaoui. Miembro del partido islamista Justicia y Desarrollo (PJD), y al frente de esta cartera desde 2011, aún no ha conseguido solucionar el gran problema que sufren las marroquíes, la violencia, por una parte, y el acoso permanente en el trabajo y en la calle, por otra. Ahora con un proyecto de ley aun sin aprobar, la ministra ha decidido solicitar la colaboración de una comisión exterior, y no de estas asociaciones, para indagar en este campo.

Todo aquel que veje, insulte, acose o persiga a una mujer en las calles del Reino, se le aplicará una pena, según la ley en proyecto, de entre un mes hasta cuatro años de cárcel, en función de la gravedad de sus intenciones. Asimismo, tendrá que hacer frente a una multa de entre 1.000 a 3.000 dírhams. Pero una de las novedades que la ministra pretende impulsar y que las asociaciones llevan reclamando desde hace mucho tiempo es la protección de las mujeres en el trabajo, sobre todo, aquellas que se dedican al trabajo domestico.

El ministerio de Bassima el Hakkaoui ha organizado una campaña en las ciudades de Tánger, Casablanca, Fez, Ujda y El Aaiún, en la que participarán actores sociales e investigadores, cuyo objetivo es buscar los medios y herramientas de luchar contra la violencia contra las mujeres en el trabajo. Según la ministra, una vez finalice la campaña, el próximo 12 de diciembre, serán reunidas todas las conclusiones para rematar con las mismas el proyecto de ley. Organizaciones internacionales, como Human Watch Rights, han aprovechado la ocasión para solicitar la imposición de un contrato laboral para proteger a las empleadas, sobre todo, las del hogar, hasta ahora muy desprotegidas, imponer un salario mínimo, seguridad social, así como horarios de trabajo.

Según las últimas estadísticas, actualmente cerca de 30.000 niñas, algunas de hasta menos de 10 años, trabajan como empleadas del hogar sin ningún tipo de protección. Y ello sin tener en cuenta las sudafricanas y filipinas, últimamente muy demandadas para hacerse cargo del mantenimiento de una casa. Este es otro de los males que las asociaciones feministas quieren erradicar y que creen que apenas es tratado por el ministerio de la Mujer y Asuntos Sociales.

Los últimos datos del Alto Comisariado del Plan, indican que en 2010, en Marruecos, el 62,8 por ciento de las 9 millones de mujeres entrevistadas ha sufrido malos tratos. La mayoría de ellas viven en las ciudades, y una de cada cuatro mujeres ha sufrido una agresión sexual. Asimismo, el 48,4 por ciento de estas mujeres reconoce haber sido maltratadas psicológicamente, un tipo de maltrato muy común, también, en el seno de un matrimonio, y que afecta sobre todo a mujeres de entre 18 a 24 años. Unos datos que, sin duda ponen de relieve la gran problemática de las mujeres en sociedad y en familia, y que el ministerio encargado de las mismas debe solucionar lo antes posible. La única forma de hacerlo, según las asociaciones feministas, no es otra que la de criminalizar todo acoso por pequeño que sea.