Escándalo por acoso sexual en el seno del ministerio de Trabajo

Clara García :

La nueva ley contra la violencia hacia las mujeres de la ministra Bassima Hakaoui penaliza el acoso con cárcel entre un mes y cuatro años.
La nueva ley contra la violencia hacia las mujeres de la ministra Bassima Hakaoui penaliza el acoso con cárcel entre un mes y cuatro años.

De plena actualidad el acoso sexual y la violencia contra mujeres, la semana pasada salió a la luz un nuevo caso. Una funcionaria del ministerio de Trabajo marroquí ha denunciado por acoso al secretario general de dicho ministerio.

La joven ingeniera, que ha rechazado en múltiples ocasiones las propuestas que le hacia el secretario general, también ha sido víctima de amenazas por parte de su superior más inmediato para que sucumba ante las intenciones del acusado. La joven no ha dudado en poner el caso en manos de la justicia, hecho que ha sorprendido a la opinión pública, y es que hasta ahora el miedo impedía a muchas víctimas denunciar a sus agresores, sobre todo, cuando estos son compañeros de trabajo o sus jefes.

Este nuevo escándalo llega días después de que el ministerio de la Familia, Mujer y Asuntos Sociales anunciara el proyecto de una nueva ley contra la violencia hacia las mujeres. Según la nueva ley, todo aquel que acose a una mujer, aunque solo sea verbalmente, se enfrentará a una pena de entre un mes hasta cuatro años de cárcel, en función de la gravedad de sus intenciones. Asimismo, tendrá que hacer frente a una multa de entre 1.000 a 3.000 dírhams. Mucho más grave, según la misma, y que supone que la pena se duplique, es “el acoso de un compañero de trabajo o de personas encargadas de vigilar y asegurar el orden en el espacio público¨, reza el texto legislativo.

Y aunque son muchos los que aplauden la valentía de la joven funcionaria del ministerio de Trabajo, otros muchos alertan de que pueda ser un complot para desprestigiar al secretario general. La resolución del caso queda en manos de la justicia, a quien le toca demostrar que realmente se va aplicar a fondo en los casos de abusos y agresiones sexuales contra las mujeres, uno de los problemas más graves que lleva arrastrando la sociedad marroquí desde hace años.