Interior podría retirar las cuchillas de las vallas de Melilla

Ahmed Chabi :

El ministro de Interior español, Jorge Fernández Díaz, que solicitó volver a colocar las cuchillas en la valla de Melilla, ha prometido retirarlas solo si se demuestra que son contrarias a la legislación europea.
El ministro de Interior español, Jorge Fernández Díaz, que solicitó volver a colocar las cuchillas en la valla de Melilla, ha prometido retirarlas solo si se demuestra que son contrarias a la legislación europea.

Muchos inmigrantes han sufrido graves cortes y heridas a causa de las cuchillas que hay en la valla que separa Melilla de Marruecos. Unas cuchillas muy criticadas por las asociaciones pro derechos humanos, pero que según Jorge Fernández Díaz, ministro de Interior español, no causan más que pequeños rasguños. El titular de Interior, quien solicitó volver a colocar las cuchillas en lo alto de la valla después de que las hubiese retirado el anterior Gobierno socialista en 2007, ha prometido retirarlas solo si se demuestra que son contrarias a la legislación europea.

El Partido Socialista lo tiene claro, estas cuchillas son de una crueldad sin envergadura. Amnistía Internacional, muy preocupada por su reinstalación, reitera que es una grave violación de los derechos humanos. El Colegio de Abogados de Madrid ha calificado estas cuchillas de dispositivos inhumanos que ponen en peligro no solo la integridad física de los inmigrantes, también su vida. Pero para Jorge Fernández, estas cuchillas “no son agresivas, solo disuasorias”.

El procurador del Estado, Eduardo Torres-Dulce, ha ordenado abrir una investigación sobre las consecuencias que estas cuchillas pueden llegar a tener sobre los inmigrantes. Sin embargo, el ministro de Interior ha declarado en Bruselas, después de reunirse con la Comisaria Europea de Asuntos Interiores, Cecilia Malmstrom, que estas cuchillas no van en contra de la normativa europea. ¨Otros muchos Estados miembros las usan para proteger sus fronteras¨, aseguró Jorge Fernández. Hasta que no se demuestre que son contrarias a la ley, el Gobierno de España mantendrá estos dispositivos para evitar la llegada de inmigrantes a suelo español.