Mohammed VI critica un posible acuerdo entre el Vaticano e Israel

Ahmed Chabi :

El Rey Mohamed VI ha enviado sendos mensajes de desaprobación al Papa Francisco y al Secretario General de la ONU Ban Ki-Moon respecto a Israel
El Rey Mohamed VI ha enviado sendos mensajes de desaprobación al Papa Francisco y al Secretario General de la ONU Ban Ki-Moon respecto a Israel

El Rey Mohamed VI ha advertido, en sendas cartas enviadas al Papa Francisco y al Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, contra cualquier acuerdo que se haga con Israel cuya naturaleza sea la toleración de sus prácticas de colonización.

En su misiva, el soberano habla de “la profunda preocupación” del Reino de Marruecos y todos los países islámicos respecto a la próxima firma entre el Estado Vaticano e Israel de la modificación de un acuerdo firmado en 1993 entre las dos partes sobre el patrimonio de la Iglesia Católica en lo referente a terrenos ocupados por los israelíes en Jerusalén.

En el comunicado de prensa del Gabinete Real, Mohamed VI hizo hincapié en que esta posición “frustra los esfuerzos para fomentar el clima adecuado para las negociaciones de paz entre palestinos e israelíes”, en los que está en juego, entre otras cuestiones, la situación final de la capital, uno de los temas principales en la disputa de ambas partes.

Además, para la monarquía alauí, la firma de esta enmienda supondría apoyar “las prácticas provocativas perpetradas por Israel” contra la mezquita de Al Aqsa y el resto de los territorios palestinos ocupados en Palestina. La medida -añade el comunicado real- está en contradicción con el derecho internacional y las resoluciones de la ONU al no atender “al carácter específico de la ciudad santa” y ser “un atentado contra su situación jurídica”.

“Cualquier acuerdo con Israel sin tener en cuenta los derechos legítimos del pueblo palestino genera una profunda decepción en el mundo islámico”, concluye la argumentación monárquica que insta a “tomar las medidas que se consideren adecuadas” para impedir cualquier acuerdo que confiera legitimidad a la ocupación israelí de Jerusalén.