Gobierno tecnócrata en Túnez bajo el mandato de Mehdi Jomaa

Spread the love

Ouissal el Hajoui :

El Partido Republicano y el Frente Popular se abstuvieron en la votación del actual presidente, frente al resto de fuerzas políticas que le votaron masivamente.
El Partido Republicano y el Frente Popular se abstuvieron en la votación del actual presidente, frente al resto de fuerzas políticas que le votaron masivamente.

Ingeniero aeroespacial de formación y ministro de Industria durante el Gobierno saliente de Ali Larayedh, Mehdi Jomaa fue elegido, el pasado 14 de diciembre, por el frente de Diálogo Nacional como Primer Ministro para gestionar el Gobierno tecnócrata que tiene hoy Túnez.

Mientras que todas las fuerzas políticas que conforman dicho frente votaron masivamente a favor de Jomaa, el Partido Republicano decidió retirarse y el Frente Popular abstenerse.

Uno de los acuerdos a los que llegaron las fuerzas políticas tunecinas fue nombrar a un Gobierno tecnócrata, después de la dimisión del Gobierno islamista Ennahda. Una vez hecho con la elección de Jomaa, el siguiente paso que prevé Túnez, antes de convocar las próximas elecciones legislativas, es la conclusión de la nueva Constitución. Sin embargo, los medios de comunicación ya critican la elección del nuevo inquilino del palacio La Kasbah, y es que Jomaa pertenece al Gobierno islamista saliente. Asimismo, el ex titular de Industria apenas conoce su país y su realidad actual, ya que durante muchos años ha vivido en el extranjero.

Túnez, que lleva mucho tiempo esperando el nuevo Gobierno, ha puesto todas sus esperanzas en el nuevo jefe del Ejecutivo. “¿Será capaz de superar todos los obstáculos de una política y una sociedad muy irritada?”, se preguntan los medios de comunicación. Ali Jomaa tiene el complicado papel de devolver la esperanza y la fuerza al pueblo, a los inversores nacionales, y sobre todo a los extranjeros, resucitar la economía del país es otro de los objetivos que se le encomienda. La clave del éxito de este nuevo Gobierno reside en la elección de sus miembros.

Para conseguir transparencia, claridad y democracia, tanto de cara a los tunecinos como a la opinión pública internacional, es imprescindible un gobierno compuesto de políticos neutrales.