El presidente español califica el referéndum catalán de inconstitucional

Clara García :

Mariano Rajoy manifestó que ni puede, ni quiere, ni pretende negociar sobre la soberanía del pueblo español.
Mariano Rajoy manifestó que ni puede, ni quiere, ni pretende negociar sobre la soberanía del pueblo español.

Mariano Rajoy ha asegurado que la consulta convocada sobre la independencia de Cataluña “es inconstitucional y no se va a celebrar”, ya que es radicalmente contraria a la Constitución y a la ley. El jefe del Ejecutivo español ha contestado así de claro al referéndum convocado por varios partidos catalanes sobre la autodeterminación en Cataluña para este año.

El presidente ha afirmado rotundamente que “la consulta no se celebrará” y que no habrá discusión ni negociación sobre el tema porque “el Gobierno no puede autorizar ni negociar sobre algo que es propiedad de todos los españoles”.

Rajoy ha lamentado la iniciativa porque, según él, el Gobierno siempre ha trabajado por “el fortalecimiento de los lazos afectivos, políticos, económicos y sociales que unen a los catalanes y al resto de los españoles”. Mientras que, en su opinión este tipo de iniciativas “fracturan a la sociedad, alientan la división y generan profundas incertidumbres a la ciudanía en un tiempo necesitado de certezas”.

“Voy a dedicar todo mi esfuerzo para que los catalanes, que siempre han sido una parte fundamental y querida de España, no se vean perjudicados por las consecuencias de esa iniciativa”, ha subrayado Rajoy al tiempo que apelaba a la responsabilidad de Artur Mas, presidente de la Generalitat de Cataluña.

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, respalda a Rajoy en sus declaraciones. “Si una parte del territorio de un Estado miembro deja de ser parte de ese Estado porque se convierte en un Estado nuevo independiente, los tratados ya no se aplicarán a ese territorio. Un Estado nuevo independiente, a causa de su independencia, sería un tercer país respecto de la UE y los tratados desde el mismo día de la independencia ya no se aplicarían en ese territorio”, explicó el dignatario europeo.

Van Rompuy ha especificado, por último, que para solicitar adherirse a la UE cualquier Estado “está condicionado a la ratificación de todos los miembros de la Unión”.