Crímenes de guerra en Centroáfrica por enfrentamiento religioso

Dunia Benjadra

Las organizaciones internacionales llaman la atención de los crímenes de guerra y contra la humanidad que se siguen cometiendo en Centroáfrica
Las organizaciones internacionales llaman la atención de los crímenes de guerra y contra la humanidad que se siguen cometiendo en Centroáfrica

Amnistía Internacional (AI) alerta de la violencia, de los crímenes de guerra y de los crímenes contra la humanidad que se continúan cometiendo en Centroáfrica en nombre del conflicto religioso. Y ello pese a la operación Sangaris, operación que ahí están llevando a cabo los militares franceses.
Las fuerzas de la ex rebelión Seleka, en el poder desde 2013, han tomado represalias contra los cristianos. “Matan a cerca de 1.000 hombres en dos días, mujeres y niños también, e invaden sistemáticamente las casas de civiles”, declaraba AI a la agencia francesa AFP. Pero la otra parte tampoco se queda corta, “el pasado 5 de diciembre, la milicia cristiana anti-balaka ha matado a cerca de 60 hombres musulmanes en sus propias casas”, alerta la ONG, quien asegura que los crímenes de guerra los están cometiendo todas las partes.
Human Rights Watch (HRW) también informa con preocupación de los últimos enfrentamientos vividos entre las dos milicias religiosas en Centroáfrica. “Los anti-balaka habían cesado de cometer crímenes a partir de septiembre de 2013, después de haber matado a miles de musulmanes. Pero se continúan tomando represalias, sobre todo, en el norte del país y en Bangui”, explica HRW, quien alerta de que el riesgo de que se propaguen nuevas oleadas de violencia es muy alto.
Después de semanas de intensa violencia, parece ser que se ha calmado la situación, sobre todo, en Bangui, “aunque nosotros somos prudentes, la actitud continúa siendo muy violenta”, informa el general Francisco Soriano, al frente de los 1.600 soldados que se encuentran en el país. La misión de la armada francesa en Centroáfrica es, ante todo, la de desarmar a los grupos enfrentados. Después de haber desarmado a la ex Seleka, ahora está trabajando para desarmar a los anti-balaka. De momento han conseguido despojar de sus armas a 7.000 combatientes.