Giro radical en Siria: del ‘Laicismo’ al ‘Islamismo’

Eugenio García Gascón :

Tres años después del inicio de la revuelta en la ciudad de Deraa, la posición de Occidente está experimentando un cambio con respecto a la oposición y a los rebeldes
Tres años después del inicio de la revuelta en la ciudad de Deraa, la posición de Occidente está experimentando un cambio con respecto a la oposición y a los rebeldes

Casi tres años después del inicio de la revuelta en la ciudad de Deraa, la posición de ccidente está experimentando un giro radical con respecto a la oposición y a los rebeldes que combaten el régimen de Bashar al Assad en una cruenta guerra civil que ya se ha cobrado más de 120.000 muertos, y millones de refugiados y desplazados.

Hasta ahora el apoyo mayoritario de Occidente se canalizaba a través del Ejército Sirio Libre (ESL), unas milicias que integran exmilitares y tropas de distinta procedencia, incluidos “laicos” e “islamistas moderados”, aunque la ecuación está cambiando rápidamente y parece que Washington ha perdido la fe en ESL y se está abriendo a otras alianzas no tan santas.

Que el ESL no es tan sólido como parecía se ha hecho evidente en los últimos meses, en los que sus acciones militares se han reducido drásticamente. No es un secreto que en sus filas reina el desconcierto y el desánimo, y hasta el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha constatado que los rebeldes (en alusión al ESL principalmente) “se están fragmentando” de una manera peligrosa para los intereses de las potencias occidentales.

Distintas fuentes árabes han señalado que Washington prepara una reunión, de manera inminente, con el Frente Islámico, una organización que se estableció en noviembre y que representa a siete milicias islamistas que se cuentan entre las más activas en los campos de batalla.

El Frente Islámico ha declarado desde el mismo momento de su fundación que su objetivo es sacar a Assad del poder por la fuerza y establecer un estado islámico en Siria que se rija por la sharia. Entre los siete grupos que lo forman no figuran ni el Frente al Nusra ni el Estado Islámico en Irak y el Levante, que son dos organizaciones vinculadas en mayor o menor medida a Al Qaeda.

Esto no quiere decir que el Frente Islámico no mantenga relación con las organizaciones yihadistas vinculadas con Al Qaeda, pues hay algunos grupos que desde hace mucho tiempo dialogan, a título particular, y hasta coordinan sus movimientos, con las organizaciones vinculadas con Al Qaeda.

Todo indica que Washington no solo ha perdido la fe en el ESL sino que considera que el Frente Islámico le puede ser útil por dos motivos. En primer lugar porque es más activo que el ESL y está creciendo, mientras que el ESL está menguando. Y en segundo lugar porque quiere que el Frente Islámico actúe como fuerza de freno frente a las organizaciones vinculadas con Al Qaeda.

Los medios árabes han indicado que es inminente una reunión entre el Frente Islámico y el embajador de Estados Unidos en Damasco, Robert Ford, que es quien coordina la guerra contra Siria para el departamento de Estado. Según estas fuentes, la reunión tendrá lugar en Turquía. Incluso el secretario de Estado John Kerry ha confirmado que Washington lo está considerando seriamente.