Hollande da sus primeros pasos como Presidente de Francia sin pareja

Clara García:

François Hollande llegó a la presidencia de Francia sin estar casado, pero con pareja; actualmente gobierna soltero
François Hollande llegó a la presidencia de Francia sin estar casado, pero con pareja; actualmente gobierna soltero

Ha sido el primer presidente de la República Francesa que ha llegado al poder sin estar casado, también es ahora el primero que gobierna el país sin la compañía de una pareja femenina. Después de la escandalosa separación de François Hollande y Valérie Trierweiler, separación consecuencia de una infidelidad por parte de Hollande, pillada y divulgada por los medios de comunicación, el actual presidente de Francia está soltero.
A diferencia de Nicolas Sarkozy, el anterior dirigente francés, quien había anunciado su divorcio, y acto seguido una nueva relación con la famosa cantante italiana Carla Bruni, Hollande y su amante, la actriz francesa Julie Gayet, han decidido no hacer pública, de momento, su relación. La revista ‘Closer’, quien aireo el ‘affaire’ entre el presidente y la actriz, asegura que la infidelidad comenzó en 2011, antes de la llegada del Presidente al Eliseo. La relación de Hollande con la periodista Trierweiler también empezó siendo una aventura. François Hollande se separó en 2007 de su mujer y madre de sus cuatro hijos, la dirigente socialista Segolene Royal, para iniciar una relación con Trierweiler.
Valerie, después de pasar ocho días hospitalizada consecuencia de una crisis nerviosa por ver publicadas las fotos de los encuentros entre su pareja y Gayet, ha decidido retomar su agenda de actividades, aunque ya a título personal y no como inquilina del Eliseo. Queda así suspendido su viaje a Estados Unidos en febrero junto a Hollande. Sin embargo, sí que se ha desplazado hasta la India, en este caso como embajadora de una ONG.
Mientras que Hollande ha tenido que hacer frente a este incómodo asunto de su vida privada, informando a los medios que él y Trierweiler han decidido poner fin a su vida en común. La periodista no ha hecho, hasta ahora, ningún comentario sobre la separación. Por su parte, los franceses se cuestionan la importancia del rol de la primera dama en política. La mayor parte de los franceses cree que en su país este cargo ha caído en desuso, sobre todo, después de los últimos escándalos amorosos que han protagonizado Sarkozy y Hollande.