Rajoy pronostica que en 2014 sí se creará empleo en España

Clara García:

Obama cree también que el empleo crecerá en la Unión Europea
Obama cree también que el empleo crecerá en la Unión Europea

Los presidentes español y estadounidense, Mariano Rajoy y Barack Obama, comparecieron ante los medios de comunicación tras reunirse en el despacho oval de la Casa Blanca. Ambos destacaron las “magníficas” relaciones que unen a España y a Estados Unidos, según un comunicado de La Moncloa.
Los dos mandatarios, además, señalaron el cambio que se ha producido en la economía de la zona euro y en la de España. “Empezamos a hablar de crecimiento y se ve un panorama más claro para luchar contra el desempleo; la lacra más importante que tenemos en algunos países de la Unión Europea (UE)”.
Una situación de mejora que contrasta con la de “hace algo más de un año”, cuando se dudaba sobre la existencia del euro, había problemas de financiación en algunas zonas de la UE, primas de riesgo muy elevadas y peligro de rescate, dijo Rajoy.
Según el comunicado de La Moncloa, el presidente estadounidense felicitó al español por “su sólido liderazgo”, que “ha hecho posible alcanzar la estabilización de la economía española, pasar al crecimiento, reducir el déficit y volver a los mercados financieros”.
Rajoy afirmó que “ahora en España afrontamos el futuro con mas optimismo”. Y aunque “todavía queda mucho por hacer”, recordó que en el tercer trimestre del año pasado el país creció en un 0,1 por ciento, y el cuarto, en un 0,3.
Y por otra parte, a finales de 2013 había menos desempleados apuntados en las listas del paro que al término de 2012.
En el terreno económico y comercial entre ambos países, el presidente español animó a los inversores de EE.UU. a que vean “lo que está ocurriendo en España” y sus perspectivas de futuro.
En este sentido, se posicionó como un firme defensor del Tratado de Libre Comercio, que están negociando la UE y EE.UU. Es un asunto, a su juicio, de “enorme importancia” pues sería el área de comercio más libre y grande del todo el mundo y su territorio representaría el 50 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) mundial, informan desde La Moncloa.