Marruecos entre los peores países en educación

Clara García:

Según un reciente informe de la UNESCO, Marruecos ocupa el puesto 143 de 164 en cuanto al sistema educativo
Según un reciente informe de la UNESCO, Marruecos ocupa el puesto 143 de 164 en cuanto al sistema educativo

Marruecos ocupa el puesto 143 de 164 en el Informe Mundial de Seguimiento de la Educación para Todos de 2014, que difunde anualmente la UNESCO y publica el diario nacional ‘Ajbar Alyaum’.
El informe confirma otros estudios que sitúan la educación del Reino en niveles muy bajos, los peores si se comparan con el resto de países del Magreb y similares a otros como Mauritania, a los que sin embargo aventaja en cotas económicas. Y todo a pesar de las numerosas reformas que ha sufrido el sistema educativo marroquí en los últimos tiempos.
Es un nuevo varapalo para el sistema educativo marroquí, que pasa actualmente por una tensa situación debida a los desencuentros entre estudiantes y Gobierno por el nuevo programa educativo denominado ‘Massar’, iniciado por el ex Ministro de Educación, Mohammed El Ouafa.
De acuerdo con el informe de la UNESCO “la tasa de matriculación se estancó entre 2011 y 2013” entorno al 58 por ciento. En cuanto a la tasa de alfabetización entre los adultos, la organización la estima inferior al 80 por ciento, por lo que no se alcanza el umbral del 95 por ciento recomendado por esta.
Así mismo, las previsiones de la UNESCO no son optimistas de continuar así. Por ejemplo, para la educación preprimaria la organización espera que para 2015 se sitúe en torno al 70 por ciento, mientras que en Marruecos está casi a la mitad (dependiendo del área) y la organización tiene al Reino en la lista de países que están “lejos del objetivo”.
Entre las causas de estas malas estadísticas estaría, según la UNESCO, “la distribución desigual de los recursos y la fuga de capitales que afectan directamente a la calidad de la educación”. En otras palabras, la Administración es incapaz de ofrecer la misma enseñanza en todos los rincones del Estado, una situación que agrava el elevado crecimiento demográfico del país. Este problema se percibe principalmente en la escuela rural.
Otro ‘handicap’ señalado por este y otros estudios se refiere a la falta de adecuación de los contenidos a las necesidades sociales del alumnado. Existe una gran diferencia entre lo que se enseña en el colegio y lo que se vive y se demanda fuera. Y esto conlleva al último gran problema de la educación marroquí: el abandono escolar. Para superarlo, la organización dirigida por Irina Bokova pide “una inversión de hasta el 6 por ciento del Producto Nacional Bruto (PNB) en el campo de la educación” a pesar de que Marruecos asegura que ya dedica más de un 5 por ciento de su Producto Interior Bruto a este sector.