Total y Shell se comprometen a no explotar petróleo en lugares del patrimonio mundial

Ahmed Chabi:

En 2012 el Comité del Patrimonio Mundial hizo un llamamiento a todas las petroleras para que se respetaran aquellos lugares inscritos en la lista del patrimonio mundial
En 2012 el Comité del Patrimonio Mundial hizo un llamamiento a todas las petroleras para que se respetaran aquellos lugares inscritos en la lista del patrimonio mundial

Después de Shell, la petrolera francesa Total ha decidido dejar de hacer prospecciones de gas o petróleo en sitios naturales inscritos en la lista del patrimonio mundial, una noticia que ha recibido con gratitud la UNESCO, al considerarlo “un signo alentador para la conservación del patrimonio mundial”.
En 2012 el Comité del Patrimonio Mundial hizo un llamamiento a todas las petroleras para que se respetaran aquellos lugares inscritos en la lista del patrimonio mundial. El director delegado de Total para las relaciones con las ONG y la sociedad civil, Alain Castinel, ha contestado a este comité con una carta en la que asegura respeto a todos los entornos protegidos, decisión que ya había tomado la empresa en 2013. Shell y el Consejo Internacional de Minería y Metales, que conglomera a 22 compañías mineras internacionales, ya habían asegurado su compromiso al respecto.
Para la Unesco, la actitud de Total y Shell es, sin duda, un ejemplo a seguir. Según Mechtild Rossler, subdirectora del Centro del Patrimonio Mundial de la UNESCO. “Esta decisión tomada por una de las mayores compañías petroleras del mundo es una señal alentadora de que las corporaciones cada vez son más conscientes del valor universal excepcional de los sitios del patrimonio mundial y la necesidad de preservarlos”.
Con estas promesas, la UNESCO ve esperanzas en seguir dialogando con las empresas petroleras, de gas y mineras para que se respeten los 981 sitios de 160 países inscritos en la lista. “Confío en que la sensibilidad mostrada por Total, Shell y el Consejo Internacional de Minería y Metales gane terreno entre otros actores económicos con responsabilidad en el respeto de la Convención del Patrimonio Mundial, no solo hoy, sino también para las generaciones futuras”, agregó Rossler.