Los magistrados marroquíes desafían al ministro de Justicia

Ouissal el Hajoui:

Los abogados salieron a la calle vestidos con toga para protestar; lo que el ministro de Justicia marroquí vio como una falta de respeto
Los abogados salieron a la calle vestidos con toga para protestar; lo que el ministro de Justicia marroquí vio como una falta de respeto

La independencia del sistema judicial fue una de las promesas del Gobierno de Abdelillah Benkirán cuando ganó las elecciones de 2011. También fue uno de los puntos clave de la reforma constitucional, en el mismo año. Después de 3 años, los magistrados marroquíes se han cansado de esperar esa ansiada independencia.
La semana pasada, el Club de Magistrados se manifestó, y ello pese a las críticas del ministro de Justicia, Mustafa Ramid, la denegación de la autorización a manifestarse enfrente del ministerio de Justicia por parte de la Wilaya de Rabat, y el fuerte cordón policial. Los jueces decidieron protestar en el seno del Instituto Superior de Magistratura. Y entre una de las protestas, la que más repercusión ha tenido en los medios de comunicación ha sido, precisamente, el intento de prohibir dicha manifestación.
De acuerdo con la idea de diálogo que está promoviendo el Gobierno para la reforma judicial, el Club de Magistrados, se opone a que ellos hayan quedado fuera. “Después de dos años de diálogo, el resultado ha sido dos anteproyectos de leyes orgánicas que marcan una clara regresión en comparación con los objetivos constitucionales”, ha destacado Youness Moukhli, presidente del Club de Magistrados.
Otras muchas reivindicaciones han sido hechas la semana pasada. La puesta en marcha de un sistema de remuneración equitativo al estatuto constitucional y social de los magistrados, así como su revisión periódica; la puesta en marcha de un sistema fluido, la motivación a la objetividad y la transparencia; así como la supresión de la posibilidad de trasladar a un magistrado sin su consentimiento debido a la creación o supresión de un tribunal, la vacante de un puesto judicial o por la existencia de una carencia en recursos humanos, son algunas de las reivindicaciones que han hecho los jueces en toga en el interior del Instituto.
Diferentes puntos de vista sobre la libertad de expresión
El Sindicato Democrático de la Justicia (SDJ) ha expresado su solidaridad con los magistrados, al considerar que ¨la prohibición de dicha manifestación en las proximidades del ministerio de Justicia supone una devolución en materia de preservación de libertades¨. Sin embargo, para Ramid, la libertad de expresión debe ser sometida a la ley, “es absolutamente intolerable que los miembros del Club de Magistrados se manifiesten en toga. Deben respetar esta vestimenta que simboliza la credibilidad, profesionalidad y dignidad de esta profesión”, ha destacado el titular de Interior.