Una marroquí amenazada tras abrir un bar en Rotterdam

Ouissal el Hajoui:

El local ha sido bien acogido por la prensa, pero no por los musulmanes conservadores ya que su padre es imán de una mezquita en la ciudad holandesa
El local ha sido bien acogido por la prensa, pero no por los musulmanes conservadores ya que su padre es imán de una mezquita en la ciudad holandesa

Elou Akhiat, neerlandesa de origen marroquí, nunca pensó que hacer realidad su sueño, regentar un bar especializado en vino, iba a suponerle varios calvarios, tanto a ella como a su familia. Y es que ser hija de un imán de Rotterdam y vivir de un bar en el que se sirve alcohol es contradictorio, al menos para la comunidad musulmana neerlandesa, quien ya ha amenazado a la joven y a su familia.
A sus 40 años de edad, Elou Akhiat, ha abierto ‘Una Dolce’ en Rotterdam, la ciudad en la que ha crecido. Un bar que ha sido bien recibido por la prensa local, pero que ha supuesto las críticas, insultos y amenazas de los holandeses más conservadores de todo el país. Según cuenta la propia Elou en la web de la cabecera ‘Metronews’, ha sido amenazada de muerte e injuriada en varios comentarios en Facebook. ¨No entiendo porque la comunidad islámica ha reaccionado de esta forma contra un negocio puntual¨, explica Ahmed Boutaleb, alcalde de Rotterdam, también de origen marroquí.
Si el alcohol y los negocios que se lucran del mismo son repudiados por la totalidad de los musulmanes conservadores, el caso de Akhiat ha sido especialmente comentado ya que su padre es imán de una mezquita de Rotterdam. “Soy consciente de la polémica que puede conllevar mi decisión. Pero quiero ser quien soy yo de verdad, ser autónoma e independiente¨, explica a ‘Metronews’. Unas declaraciones que han llevado a que tanto ella como su familia, y sobre todo el local ‘Una Dolce’, estén las 24 horas vigilados por la policía.