La noble Fabada Asturiana y su aportación a la contrayihad y el Diálogo de Civilizaciones

Malos tiempos los que vivimos, llenos de zozobra y horror. Con un desorden mundial en proceso de aceleración y los mahometanos (permítanme el neologismo, pero me parece término más ajustado que el de musulmanes) en plena “fitna” (división) y guerra civil para que se la pintan solos, por mucho que unos u otros, desde Washington a Moscú apoyen facciones y banderías en una cruelísima guerra civil que amenaza con incendiar no solo Oriente Medio.

El caso es que almorzando ayer una sabrosa y consistente fabada asturiana en mi nido tetuaní, con la lluvia azotando los cristales y el viento ululando por la azotea, pensando en qué escribir para inaugurar esta Segunda Etapa de Correo Diplomático, diome por inspirarme rebuscando en mi bien surtida biblioteca y, entre traguín de orujo por el gaznate, releer gozoso el Breviario de la Fabada que Paco Ignacio Taibo I (autor del sugestivo poema que al final les adjunto) publicó en 1981

¿Puede la noble fabada asturiana, con tocín y llacón, chorizu y morcilles, aportar algo en la implacable lucha antiterrorista que, sin complejos, debemos emprender sin dilación? ¿Pueden les fabes asturianes ayudarnos a conseguir siempre ansiada la paz …? Pues sí, pueden darnos fuerzas además de ajustadas sugerencias tácticas, como engrasar les bales con tocín de puerco o enterrar a los yihaterroristas envueltos en piel de gorrino, que como dice el Presidente ruso (¡con dos putines!) “perdonar a los terroristas es cosa de Dios, pero mandarlos con él es cosa mía”. Y bien que lo están haciendo los rusos, ¡enhorabuena!

Créanme que tras los diferentes atentados sufridos en la vieja Eurabia (acertado neologismo acuñado por Oriana Fallaci) he pergeñado decenas de hojas con reflexiones que, todavía, no han visto la luz. Chuite, chuite (poco a poco), que dicen los imazigen o bereberes en mi querido Rif y, por favor, no confundan a esta brava gente con la casta árabe.

Si en una hoja plasmaba una posible estrategia (Proteger, Debatir, Combatir y Derrotar), en otra revisaba los textos coránicos alusivos a la guerra santa que hacen las delicias de los yihaterroristas de Estado Islámico o Daesh, porque como señalaba ya hace tiempo con coraje y lucidez desde Casablanca el director de Telquel, Abdelaj Tourabi, “Sí, esto tiene que ver con el Islam”, mientras el semanario MarocHebdo no dudaba en escribir en su portada sobre el “terrorismo islamista”. Ciertamente. ¿O qué nombre quieren que le pongamos? Flaco favor hacen a su propia religión, el Islam y a la convivencia, políticos musulmanes (en Ceuta sin ir más lejos) o comentaristas de todo pelaje que pretenden vanamente echar balones fuera, hablando de “terrorismo” a secas, ¡como si no fuera con ellos! No, los yihaterroristas son musulmanes que basan sus atentados en versos del Corán. Más aun y aquí está el Nudo Gordiano del problema: indudablemente no todos los musulmanes son terroristas, faltaría más, ¡pero todos los yihaterroristas son musulmanes! Con esto no digo que el Islam sea una religión violenta, aunque desde luego de pacífica no tiene nada, siendo sus raíces ideológicas totalizadoras y totalitarias. Vamos, que nos enfrentamos a una amenaza letal en toda regla pues en líneas generales el islam no es otra cosa que la versión religiosa del fascismo.

Y en otras hojas reflexionaba, finalmente, sobre la imposible convivencia multicultural, pues una buena parte de los musulmanes que viven en Europa (las africanas Ceuta y Melilla incluidas) son un factor de riesgo y, al día de hoy, una eventual quinta columna, agazapada en la sombra, como estamos viendo sin ir más lejos en Francia. ¿Qué hacer con ellos….? En principio y aunque ya veremos, a los que imprudentemente les dimos la nacionalidad (española, francesa u otra) con la estúpida complicidad de la siempre oportunista casta política (no hace falta dar nombres ya se presentan ellos solos), tendremos que comérnoslos con patatines, pero los jurídicamente residentes o con nacionalidad sobrevenida, pues sobran a miríadas y punto. Sí, centenares de miles de ellos.  Aquellos que se revuelvan y no acepten nuestras leyes, pues una patada directa en el culo y de vuelta a su país de residencia. Mohamed VI estará “encantado” con lo que puede caerle encima en lo que a los marroquíes respecta, comprendidos los colonos emboscados en Ceuta y Melilla, ciudades de rancia abolengo español cuya única solución de supervivencia pasa por aliviar y reestructurar la presión demográfica que sufren. La invasión silenciosa que se ha abatido, en menos de cuarenta años, sobre las mismas. Algo que todos sabemos. Nosotros y ellos.

Disculpe el lector, pero este escribano del limes es del norte: Asturias es mi tierra y España mi país. Soy franco y directo. Al pan, pan y al vino, vino. O como decía Unamuno: “Al ladrón, ladrón y a la puta, puta”. Por lo demás, nosotros, los descendientes del rey Pelayo, ya se sabe cómo somos, ¡pardiez!: “Asturiano, loco y vano, mal cristiano, se acuesta con el ama y engaña al amo”.

En cuanto al poema prometido, aquí lo tienen.

Sigan y lean:

“Llegaban los árabes muy bien vestidos, bien armados, guapísimos.

Venían haciendo de cada prado un camino y arreando ante sí a los asustados resistentes. Habían dejado atrás todo un sistema de higiene complaciente y hacían ondear sedas verdes y sonar curiosísimos clarines.

Llegaban muy alegres porque la guerra era la victoria y porque ya les faltaban pocos pasos para llegar al mar.

Hablaban entre sí, riéndose y señalando hacia adelante.

Estaban dando la espalda a Castilla.

Traían higos en las mochilas y dátiles conservados en miel.

Cazaban a las campesinas y les enseñaban novísimas técnicas del arte del amor.

Estaban ya muy cerca. El viento del mar pasaba rozando los altos montes y llegaba hasta ellos haciendo relinchar a los caballos.

Una gaviota había sido vista volando muy arriba.

El árabe más alto dijo: ‘Solo quedan dos o tres jornadas, descansemos’

Y se tumbaron sobre la hierba muy verde arropados por las altísimas cumbres, dejando que los caballos piafaran y corrieran, abandonando a las campesinas retenidas para que se contaran las unas a las otras las nuevas experiencias.

Estaban los árabes muy felices, prometiéndoselas muy felices, gozando de la felicidad que da la meta, satisfechos de su cultura, de su elegante poesía, de sí mismos.

Miraban hacia el cielo, despatarrados sobre el pasto y algunos mordisqueaban una semilla y cantaban en voz baja.

No sabían que al otro lado de las inmensas montañas no sólo estaba el mar, sino también el pueblo que inventó la fabada.

Y fueron muertos”

Escrito está y escrito queda. “De frente y por derecho”, como decimos en aviación. No, ye ne regrette rien… cantaba Edith Piaff.

Desde Tetuán, la Blanca Paloma de la Yebala, alto y fuerte. ¡Puxa Asturies y Viva España!

Haya salud

 

Fotografía de Fidel Raso

3 comentarios sobre “La noble Fabada Asturiana y su aportación a la contrayihad y el Diálogo de Civilizaciones

  • el 26/02/2017 a las 17:22
    Permalink

    Como es costumbre en Navazo, navega contracorriente y no deja títere con cabeza. No es políticamente correcto y que lo califiquen de islamófobo le trae sin cuidado. En este artículo, el asturiano Navazo está en estado puro. Habría que llamar la atención sobre que este artículo tan solo fue publicado un día en la página on line de El Pueblo de Ceuta. Al día siguiente desapareció, no solo de la pantalla, sino de de los artículos de OPINIÓN de Navazo. ¿Qué podríamos deducir de ello? Pues que, tal vez, la dirección de El Pueblo de Ceuta recibió un “toque de atención” sobre la supuesta dureza y crudeza de este artículo, que podría haber herido sensibilidades “morunas”. Lo cierto y verdad es que en este artículo se refleja con meridiana claridad la realidad del mundo actual respecto de los inmigrados musulmanes en Europa, la naturaleza de este terrorismo yihadista y en dónde beben sus practicantes y el doloroso vuelco demográfico en Ceuta y Melilla. Vuelco del que las autoridades no quieren saber nada, como si no hubiera nada que hacer o como si se estuviera siguiendo un siniestra hoja de ruta. Navazo es acaso el único escribano que dice verdades como puños y por eso tal vez esté en el punto de mira de ciertos indeseables que pululan por Ceuta. Ya tuvo problemas con un indeseable del Tabligh, el juicio se sustanció por “falta de testigo”, que según Navazo los había pero se hicieron los nuevos.
    Soy ferviente lector de Navazo y deseo que siga en su línea sin cogérsela con papel de fumar. De ningún modo, Navazo es un escribano lacayo del SISTEMA de tintes sionistas que gobiernan las estructuras políticas europeas de la UE y mundial como la ONU. ¡Ánimo, José Luis.

  • el 18/03/2017 a las 14:31
    Permalink

    ¿Cuánto tiempo necesitan ustedes para moderar una opinión? Mi comentario lleva fecha de 26 de febrero y estamos a 18 de marzo, ¿tres semanas para moderar? Quien tenga que moderar debería ser mas diligente, pues de lo contrario los comentarios se quedan antiguos y sin interés para quien lo lea.

    • el 21/03/2017 a las 20:46
      Permalink

      Tiene toda la razón. Estamos poniendo el medio en marcha y nos estamos encontrando con las dificultades habituales de los inicios. Gracias por su comprensión y reciba un cordial saludo,

Comentarios cerrados.