Alhucemas en Madrid

J.L.Navazo. Conmemorando el sexto aniversario del movimiento del 20 de febrero, que en el 2011 llenó las calles de muchas ciudades de Marruecos de miles de ciudadanos reclamando cambios estructurales profundos y una democracia más real, unos trescientos cincuenta rifeños residentes en España se concentraron ayer a las seis de la tarde en la madrileña Plaza del Sol, reclamando de las autoridades marroquíes la verdad sobre las extrañas circunstancias de la muerte de cinco jóvenes en la histórica capital del Rif, la antigua Villa Sanjurjo fundada por España en 1925.

En la madrugada del 21 de febrero de 2011, los cadáveres de cinco jóvenes rifeños aparecieron muertos y calcinados en oscuras circunstancias dentro de las céntricas instalaciones del Banco Chaâbi (Banco Popular), de Alhucemas. Este presunto crimen nunca ha sido aclarado por el régimen marroquí.

El mal tiempo que azotó ayer domingo la región, con fuertes vientos y lluvias, impidió al Movimiento Popular Rifeño (MPR) llevar a cabo una de sus pacíficas manifestaciones conmemorando estas muertes y clamando, una vez más, por dignidad y justicia para el olvidado y tradicionalmente reprimido Rif, exigiendo en primer lugar la desmilitarización de la región vigente desde 1958 en virtud del Dahir (Ley) 1.58.381, que considera Alhucemas como “zona militar”. “Algo único en Marruecos”, declaraban el sábado en Cala Bonita a Correo Diplomático (CD) varios de los líderes del movimiento.

Más artículos de José Luis Navazo.