España se arma con la fuerza del agua para defender su frontera con Marruecos

F. Raso/ T. Crespo./ La llegada a Ceuta ayer del camión antidisturbios de la UIP (Unidad de Intervención Policial), como informaba en exclusiva CORREO DIPLOMÁTICO, supone disponer en la ciudad autónoma de un nuevo recurso en la defensa de la línea fronteriza contra los asaltos de cientos de inmigrantes procedentes de Marruecos. Pero antes de la llegada del vehículo pesado, las fuerzas de seguridad ya habían sido entrenadas también en el espacio fronterizo con el uso de mangueras con agua a presión como elemento de defensa del vallado. El nuevo plan operativo fue diseñado por expertos en defensa y contención de masas de la Delegación del Gobierno según ha podido conocer este medio de fuentes próximas a la seguridad del Estado.

Durante los primeros meses del año, cientos de inmigrantes, mayoritariamente subsaharianos, consiguieron pasar a Ceuta después de asaltar la el doble vallado «en acciones coordinadas con gran agresividad en algunos casos», según declararon posteriormente fuentes oficiales, avalanchas en las que resultaron heridos varios agentes de la Guardia Civil. El último intento ocurrió el pasado 22 de febrero, cuando Marruecos frenó una avalancha de 300 inmigrantes en la misma frontera. Algunos sectores, políticos, mediáticos y ONGs, han aprovechado estas acciones para cargar contra la administración española por hechos que suceden en territorio marroquí o por situarlos directamente «en Ceuta» en lugar de en Marruecos. Se ha dado el caso de que un senador vasco de Bildu, Jon Iñarritu, solicite la comparecencia del ministro del Interior en el Senado y las grabaciones de las cámaras de la frontera correspondientes al momento de la avalancha que costó la vida a una porteadora.  El mismo parlamentario, adscrito al Grupo Parlamentario Mixto, ya pidió en enero que el Ministerio del Interior facilitara “todas” las imágenes grabadas en el perímetro fronterizo de Ceuta, así como las registradas “en los dispositivos móviles instalados en vehículos, helicópteros o embarcaciones”, durante la noche en que hubo un intento masivo de entrada en Ceuta, de más de un millar de personas, en el que según los datos oficiales, resultaron heridos dos inmigrantes y cinco guardias civiles.

La llegada del vehículo antidisturbios con cañón de agua (bautizado en décadas anteriores por sectores juveniles como el «camión botijo de la policía», llamó la atención de muchos residentes de Ceuta a su paso por la ciudad. De la misma manera, fue comentado en las redes sociales el vuelo de un helicóptero sobre la ciudad hacia la 01:30 horas y durante cerca de una hora. El aparato pertenecía a la Guardia Civil, y realizaba funciones de «vigilancia rutinaria», como fue calificada por fuentes oficiales de Delegación de Gobierno. Al menos ayer, el concepto de seguridad en Ceuta, además de ser real, también se pudo visualizar.

Imágenes del camión antidisturbios en Ceuta compartidas por ciudadanos en las redes sociales.