Yassin Errahmouni (Rif Siglo XXI): “Es hora de que Marruecos desarrolle la ley sobre el Tamazight como consta en la Constitución de 2011”

 

JL Navazo / Alhucemas./ CORREO DIPLOMÁTICO entrevista al presidente de la asociación cultural Rif Siglo XXI, con motivo del V Festival Internacional Amazigh, una cita en la que la cultura y la reivindicación van de la mano.

José Luis Navazo: Yassin Errahmouni (Alhucemas, 1985), presidente de la asociación Rif Siglo XXI, director de Alhucemaspress, licenciado en Ciencias Físicas, actor y poeta… Es usted verdaderamente polifacético.

Yassin Errahmouni: ¿Polifacético? Pues sí, ¡pero creo que no soy el único! Soy rifeño y los rifeños, conservando siempre nuestras raíces, nos adaptamos a las circunstancias, creamos, evolucionamos… Nuestra imaginación es fértil, como nuestra tierra y nuestro coraje.

JLN: Ha logrado usted sacar adelante un año más, prácticamente en solitario, la V Edición del Festival Internacional Amazigh. ¿Con qué apoyos cuenta?

YE No está siendo fácil, pero los rifeños somos tozudos y perseveramos, siempre adelante. Fundamentalmente nos apoyan, entre otros colaboradores más simbólicos, el ayuntamiento de Alhucemas y el Instituto Real de Cultura Amazigh, el IRCAM, pero de forma muy básica. No nos sobran precisamente fondos, pero el compromiso con el apoyo y divulgación de la cultura y valores imazighen y del Rif es permanente.

JLN: ¿Qué novedades presenta esta V edición?

YE: Primero, hemos concentrado las actividades en dos días, aumentando un poco la programación diaria. Este año recibimos a una asociación belga, la Federación de las Esperanzas de Alhucemas, que está promoviendo muchas actividades solidarias desde el terrible terremoto de 2004. También aprovecharemos para rendir homenaje al profesor Hakim Messaudi, una persona que siempre estuvo comprometida con su tierra. Y continuamos desde luego con el proyecto fundamental del festival, como ya adelante a CORREO DIPLOMÁTICO creo que el año pasado, que no es otro que promover la cultura y civilización beréber. El Festival Internacional Amazigh, siempre insistiré en ello, está abierto al diálogo entre las culturas y los pueblos y enfrentado al fanatismo y los extremismos. El festival promueve los valores de la tolerancia, el respeto y los derechos humanos tal y como son universalmente reconocidos.

JLN: ¿Cómo definiría los valores de la cultura amazigh?

YE: La cultura en el Rif, como digo, está llena de valores y tolerancia, la mujer es muy respetada, se defienden los derechos humanos y está contra la exclusión de personas y desde luego contra el extremismo. Esas son nuestras raíces.

JLN: Alhucemas está literalmente ocupada “manu militari”. La presión policial es enorme y se respira en el ambiente. Esta V edición del Festival Internacional Amazigh se celebra en condiciones digamos muy especiales.

YE: Sí, esa es la terrible realidad. En Alhucemas y el Rif el índice de delincuencia es mucho menor que en otros lugares. No hay violencia en las calles. Y sin embargo la relación de policía por habitante es altísima. Además, el Rif sufre desde 1958 un decreto que mantiene la región militarizada. De verdad, la realidad cotidiana es insufrible. Hay muchos jóvenes que, desesperados y sin alternativa, se suicidan. Es horrible. Con todo, sacaremos el Festival adelante, con sus valores de diálogo y tolerancia. Esa es nuestra respuesta.

JLN: En Marruecos hay un nuevo Gobierno con un amazigh como usted, el doctor El Othmani, al frente del mismo. ¿Piensa que puede adoptar otra postura ante la cultura amazigh que su predecesor, Abdelilah Benkirán?

YE: Desde luego tiene otro talante muy diferente y la esperanza nunca se pierde. Pero en el fondo, en Marruecos todos los políticos son unos mandados… El Estado tiene dos alternativas: o seguir con una política represiva global, es decir social y económica además de policial, ignorando la aplicación de la oficialidad del tamazigh consagrada en la Constitución de 2011, o promover un desarrollo integral del Rif, derogar la ley de militarización y desde luego oficializar la amazighidad en la vida diaria y en la administración. Marruecos, étnica y culturalmente, es en un 80% un país amazigh, esa es una realidad que no se puede seguir ocultando.

JLN: En Marruecos hay centros educativos españoles y franceses, en Alhucemas sin ir más lejos está el Colegio Español Gaspar Melchor de Jovellanos. ¿Haría alguna valoración sobre ellos?

YE: Desde luego su presencia y actividad es bienvenida y muy importante, al promover además de la educación reglada valores democráticos, de tolerancia y de diálogo. Y el “Jovellanos” de Alhucemas está comprometido y abierto a la sociedad rifeña, las relaciones con la población son francamente buenas. Solo me permitiría hacer una observación, cuya solución entiendo sobrepasa la labor de los directores de estos centros encontrándose más bien en el marco de las relaciones y acuerdos bilaterales entre Estados y me refiero a la enseñanza del idioma. Existen profesores marroquíes de árabe, hasta aquí normal. Pero entiendo que ya es hora de que existan también profesores de lengua tamazight, es una vergüenza que el Estado marroquí incumpla con ello la propia Constitución. Quizás el Jefe de Gobierno, el doctor El Othmani, pueda resolver esta asignatura pendiente.

 

Yassin Errahmouni, presidente de la asociación Rif Siglo XXI y director de Alhucemaspress. Foto: Rif Siglo XXI.