AI denuncia campaña de detenciones de activistas rifeños en Marruecos

EFE / Rabat./ La organización Amnistía Internacional (AI) denunció hoy que las autoridades marroquíes llevan a cabo “una oleada” de detenciones de activistas rifeños del movimiento de protestas desatado hace siete meses en Alhucemas. Con ello se refieren a las algo más de cincuenta personas que han sido detenidas y están siendo procesadas en Casablanca y Alhucemas, en el norte del país.

“Tememos que esta oleada de detenciones pueda ser un intento deliberado de castigar a los manifestantes en el Rif por participar durante meses en protestas pacíficas”, declaró Heba Morayef, la directora de investigación de la zona de Norte de África en AI. La organización deploró que a algunos detenidos, entre los que hay blogueros, se les haya denegado el acceso inmediato a sus abogados mientras se encontraban bajo custodia policial.

Otros abogados protestaron porque algunos de sus clientes, que están siendo juzgados en Alhucemas, presentan heridas y aseguran haber sido golpeados tras su detención, acusación que el Gobierno marroquí se ha comprometido a investigar. Un total de 32 personas están siendo procesados ante el Tribunal de primera instancia de Alhucemas por delitos como “ultraje a las fuerzas públicas” o “violencia hacia ellos con consecuencia de heridas premeditadas”.

Otro grupo de una veintena de personas, entre ellas el líder del movimiento de protestas del Rif, Naser Zafzafi, se encuentran a disposición de la Brigada Nacional de Policía Judicial en Casablanca y se les acusa de un presunto atentado contra la seguridad interna del Estado y recepción de fondos del extranjero.

El Gobierno marroquí aseguró ayer que respeta todas las garantías legales de los detenidos, sea durante su persecución o procesamiento, así como el principio de presunción de inocencia para todos.

Malén Aznarez, presidenta de RSF-España. Foto: Fernando Sanz

Por otra parte, Reporteros Sin Fronteras denunció hoy los “acosos” que según ellos han sufrido los periodistas por parte de las autoridades marroquíes durante la cobertura de las manifestaciones de Alhucemas, citando la expulsión de un periodista argelino y dos arrestos, que no precisaron.

La ciudad de Alhucemas vive a ritmo de protestas diarias en los últimos seis días después de que Zafzafi interrumpiera la oración del viernes en una mezquita de la ciudad, lo que motivó una orden de busca y captura en su contra, además de la detención de otras decenas de activistas