La llamada del Rif

JL Navazo / Rabat./ Rabat, la bella capital marroquí a orillas del caudaloso Bouregreg, trasudaba pesadamente el jueves 1 de junio mientras, en corrillos y mentideros de la Corte alauí, los ecos de la pacífica pero firme y persistente algarada del Rif llegaban vibrantes pese a la distancia.  No en vano en el Parlamento, frente al ahora cerrado hotel Balima, diputados de la mayoría en el Gobierno azuzados por sus delegaciones en Alhucemas, exigían explicaciones al ministro del Interior tanto por la situación en el militarizado Rif (Dahir de 1958) como por las cargas policiales el pasado domingo por la noche en la tangerina Plaza de las Naciones, en las que volvieron a hacer acto de presencia, azuzados por las cloacas del régimen, manadas de perros baltajíes armados de porras y machetes. Igual que durante las concentraciones y marchas organizadas, en 2011 y 2012, por el movimiento del 20 de Febrero (M-20F), los baltajíes del Majzén “repiten” en Nador, Tánger, Beni Boufrah (Rif), Casablanca, Marrakech…

Parece que empieza a haber ciertos titubeos entre los efectivos uniformados de la policía y las Fuerzas Auxiliares, cuerpo militar pero afecto al ministerio de Interior, para cargar contra pacíficos manifestantes, por lo que de Nador a Tetuán y Tánger, Fez, Mequinez o Marrakech, saltan al ruedo los matones baltajíes organizando contramanifestaciones y hostigando violentamente a la ciudadanía. Mientras, los neosalafistas del Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD), oficialmente al frente del Gobierno, no solo exigen cuentas a éste en el Parlamento si no que en todas las manifestaciones participan, con su presencia, diputados electos mientras que la matriz ideológica y alma mater del partido de la Lámpara (de hecho un candil), el Movimiento Unicidad y Reforma (MUR), opta por dar a sus miembros la libertad de sumarse a o no a las contestaciones “siempre que sean pacíficas y se ajusten a las leyes al uso“, como en líneas generales así es. Caso contrario es el de los mercenarios islamistas del régimen, caso del ex terrorista Fizazi en Tánger o de Mohamed Maghraoui en Marrakech, un oscuro y extremista predicador que ya se enfrentó a las febreristas del 2011 y que, por cierto, fue vetado oficialmente para presentarse en las últimas elecciones por cierto de la mano del anterior Jefe de Gobierno y todavía actual secretario general del PJD, Abdelilah Benkirán.

También ayer jueves, en Alhucemas, a la mañana la siempre activa y vigilante policía se presentaba en el domicilio de la joven dirigente rifeña Nawal Benaisa, encontrándose con esta ausente. Valiente y rápida de reflejos, Nawal se presenta en la comisaría de policía al saber que la estaban buscando. Al final todo quedó en un susto. Mientras otro líder emergente, Nabil Ahmajik lograba lanzar por su Facebook, pese a encontrarse huido y escondido, la llamada a una huelga general de tres días, es decir desde hoy viernes hasta el domingo aconsejando a la población aprovisionarse de víveres (estamos en Ramadán) y exigiendo la liberación de los líderes y activistas del MPR detenidos y trasladados muchos de ellos a Casablanca, llamamiento similar al que hacía Nasser Zezzafi el 26 de mayo mientras criticaba ácidamente a los religiosos del régimen y los ministros del gobierno. Más aún: este viernes los imames de las mezquitas bajo control del ministerio de Asuntos Islámicos y Habús han evitado pudorosamente, en la tradicional “hotba” o sermón, cualquier tipo de referencia al “hirak” o movimiento rifeño, lo que no ha sido óbice para que la indignada (y con motivo) población de Alhucemas y su próximo entorno, boicoteara pacíficamente con su ausencia, según fuentes independientes consultadas por CORREO DIPLOMATICO en la capital rifeña, “las mezquitas del Majzén”. En Rabat deberían tomar muy buena nota: acción – reacción, el desnortado ministro Toufiqh se lo ha buscado.

El “hirak” o movimiento, pese a ser descabezado con la detención de Nasser y varias decenas de miembros, ha reaccionado vigorosamente con nuevos bríos y caras, siendo Nawal y Nabil dos de las mismas. Ya lo adelantaba el otro día en CORREO DIPLOMÁTICO, no lo duden: “El régimen majzení podrá segar una flor de lavanda (el aromático espliego es planta común en Alhucemas), pero no podrá evitar la florida eclosión de la primavera que se echa encima”.

La huelga en su primer día como informa CORREO DIPLOMÁTICO, en base a fuentes sobre el terreno y a la cobertura de la agencia EFE, está siendo un notable éxito no solo en Alhucemas, sino también en Imzourem y Beni Bouayach, cercanas localidades sitas en la ruta de Casita, la antigua carretera a Nador y Oujda. Tan solo algunos comerciantes marroquíes no oriundos de la región han abierto, custodiados por la policía, sus tiendas y negocios, además del centro comercial Marjane.

Paralelamente y en el exterior, la numerosa comunidad de origen rifeño asentada en Europa ha exhibido ayer viernes su músculo en Madrid, delante de la sede del ministerio de Asuntos Exteriores, París y Bruselas.

Y mientras el Gobierno español, en su tradicional papel del galgo de Lucas, ya saben, que cuando saltaba la liebre se ponía a mear, realizaba unas declaraciones tibias y contemporizadoras con Rabat, partidos como Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) o la misma CUP, mostraban su solidaridad con los rifeños en un gesto político que, a juicio de este escribano del limes, perjudica a estos más que beneficiarles. También algunas fuentes indican una posible empatía (hasta ahora es solo una hipótesis) entre Podemos y el Movimiento Popular Rifeño (MPR), lo que rompería su inicial carácter transversal y no deja de ser, al día de hoy, solo un indicio sin confirmar. También desde la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), el histórico movimiento obrero anarquista, se han hecho gestos de simpatía hacia la pacífica insurgencia rifeña. ¿Podemos versus CNT…? Extraño maridaje. Algo así como el agua y el aceite, ya veremos.

Destacaría finalmente la demagógica utilización, una vez más por parte de los catalano-independentistas de ERC, del bombardeo químico durante la cruenta y durísima (por ambas partes) Guerra del Rif (1921-1927) y su presunta relación con las altas tasas de cáncer en la región.

Las espadas están en alto. El régimen marroquí oscila, en un desconcertante vaivén, entre la represión pura y dura y la mano tendida. El “hirak” agrupado en el Movimiento Popular Rifeño (MPR) adolece de experiencia política y recursos negociadores, claro que todo se va adquiriendo sobre la marcha. Hasta el momento, el MPR es un movimiento transversal, pacífico y radicalmente regionalista. Hasta ahí. Que se enroque y gire hacia eventuales posiciones independentistas, depende en buena medida de las políticas del régimen marroquí. El financiero Ajannouch, metido a ministro y su “troupe” no son nada. Quizás sea el momento de El Othmani, quien diga “basta, yo soy el Jefe de Gobierno” y se lance al ruedo retomando la iniciativa gubernamental. Al Othmani le avalan tanto su indiscutible origen amazigh, como su decencia y credibilidad política.

En ese caso, bien haría el MPR en sentarse cuando menos a dialogar, sin que ello suponga condiciones de entrada. Claro que esto es difícil mientras Nasser Zefzafi y los suyos sigan detenidos acusados de “independentistas” y de “atentados a la seguridad del Estado”, mientras son sometidos a una impúdica campaña de artera intoxicación mediática que, más tarde o temprano, se volverá estoy seguro contra sus promotores.

Las acusaciones a los líderes rifeños detenidos “no se las cree nadie, son inconsistentes y sin pruebas”, declaraba en exclusiva a CORREO DIPLOMÁTICO el jueves por la tarde, desde la sede en Casablanca del Partido Socialista Unificado (PSU), la profesora universitaria y secretaria general del Partido de Izquierda Democrática (PGD en sus siglas en francés), Nabila Mounib.

Dos son los grandes problemas, en la actualidad, del régimen marroquí:

  • Uno, la notoria, falta de credibilidad.
  • Dos, la falta de mediación de una administración anquilosada

En cuanto a los rifeños… conocida es su tozudez. No van a cejar en la lucha por su dignidad. Están hartos y seguirán hasta el final. Bien haría Rabat en tener esto en cuenta mientras reprime sus instintos básicos, porque a última hora (son ahora las 22.00 españolas, 2 horas menos en Alhucemas) le llegan a este escribano del limes inquietantes noticias: Imzouren está que arde, con durísimos enfrentamientos entre los antidisturbios y la población rifeña. Hay rumores de un joven muerto. Uno más, si es el caso, a una tétrica lista histórica. Y si hay muertos…. me temo que esto va a tomar otro camino. El arcaico y corrupto Majzén , el de la matraca de siempre, tendrá que responder de una vez por todas ante el Rif y ante la Historia.

Haya salud.

Visto.

Un activista rifeño, esposado y con una bolsa de tela en la cabeza, representa a un activista detenido en la manifestación a favor de la liberación de presos detenidos en el Rif que tuvo lugar ayer en Madrid. Foto: Fernando Sanz