Rif: los presos políticos de Marruecos

JL Navazo / Casablanca./ De entrada y a la rifeña: turi turi. Los presos del Hirak (MPR) en las cárceles de Alhucemas y Casablanca no son, en su inmensa mayoría, independentistas ni tampoco han apostado por la violencia. ¡Son presos políticos! Las declaraciones al respecto de Nasser Zafzafi durante la vista previa de ayer que cubrió sobre el terreno CORREO DIPLOMÁTICO, son paradigmáticas. Y no hay más cera que la que arde.

Ya lo adelantaba hace diez días en la televisión marroquí el jefe de Gobierno, el doctor Saadeddine El Othmani (PJD). No es usual que un político reconozca sus errores por graves que estos sean y al Othmani, eso le honra, tuvo el coraje y la humildad de asumir, primero el craso error de la torpe “Declaración de la mayoría” a propósito del Hirak, reconociendo a continuación lo obvio: ni Nasser y los suyos alientan la violencia ni apuestan por la independencia del Rif. Blanco y en botella.

Por lo demás y pese a un aparente respiro en el anillo policial sobre Alhucemas, recién finalizado el Ramadán y a instancias del mismo rey, el régimen marroquí ha seguido apostando por la mendaz política de la matraca, el palo y tentetieso. Llama la atención la injustificada carga policial del pasado sábado 8 en Rabat delante del Parlamento, máxime cuando en similares circunstancias de otro perfil las fuerzas de seguridad ni se mueven. ¿Hay una especial inquina contra lo que huela a Hirak…? Eso parece y a las pruebas me remito.

Imágenes de la manifestación en solidaridad con el Rif en Rabat. Foto: www.badil.info

También merecen analizarse varios escenarios colaterales:

  • Primero el vacío de poder creado en el Hirak con la detención masiva de sus principales dirigentes. Vacío de poder que abre la puerta a intereses y actores diferentes, de los que en algún momento habrá que ocuparse. Si en la época de Hassán II la eliminación de las universidades de la izquierda marroquí utilizando el islamismo dio a éste carta de naturaleza, bloquear ahora a los líderes naturales del Hirak, encerrándolos en prisión, vuelve a este más débil y por tanto más manipulable, pudiendo ser infiltrado y utilizado para intereses espurios.
  • Segundo, el papel ambivalente del mayor movimiento de masas de Marruecos y probablemente del Magreb: los islamistas alegales de Justicia y Espiritualidad. Después de mostrar músculo el domingo 9 en Rabat, la Yamaâ parece haber vuelto a su nido a la espera de acontecimientos. El comunicado de la Federación de Izquierda Democrática (FGD) descartando una alianza operativa con los adilistas, tampoco habría sido del agrado de éstos.
  • En tercer lugar, las nuevas movilizaciones a dos bandas. Tomada Alhucemas y las poblaciones adyacentes (Izmouren y otras) por las fuerzas de seguridad, los activistas del Hirak han empezado a manifestarse en las playas logrando con ello una gran visibilidad y obligando a alargar las líneas de interceptación a la Policía, Fuerzas Auxiliares y Gendarmería Real. 
  • Por otro lado y en cuarto lugar, el Hirak y sus simpatizantes empiezan a articular su proyección en el exterior. Solo en España, de Madrid se ha saltado a Granada y el País Vasco, mientras en Melilla (con la notable callada por respuesta de CPM, formación política localista liderada por Mustafá Aberchán y financiada en parte por Marruecos) estaría convocada una manifestación para el próximo 18 de julio.

Vídeo de la manifestación en Bilbao. Fuente: @ymouled. El texto continúa tras el vídeo.

  • Finalmente, el tan traído y llevado papel del rey como árbitro final de la situación. Si Mohamed VI ya dejó clara su postura,  en una entrevista al diario Assabah (La Mañana) del 3 de julio, el consejero real Abbés Jirari lanzaba su opinión sobre el Hirak advirtiendo sobre dos puntos: por una lado, la intervención del rey no es la solución y por otro, el gobierno debe asumir sus responsabilidades.

Si una intervención real es ya de por sí problemática, pues “Su Majestad se aventura en un dossier espinoso donde las reacciones no son previsibles”, el veterano consejero se interroga con toda razón sobre la madre del cordero: “¿dónde está el gobierno en todo esto, donde están los partidos políticos y las instituciones financiadas a golpe de millones?”.

Ese es precisamente el drama político que este escribano apuntó desde el primer momento: los jóvenes, en el Rif y el resto de Marruecos, no creen más en unos discursos políticos absolutamente desacreditados, mientras que las instituciones se ven bajo sospecha. En román paladino: entre el rey y el pueblo solo están las fuerzas de seguridad, en el medio hay el vertiginoso vacío de unas instituciones gangrenadas que no han funcionado, absolutamente inoperativas cuando no torpes y falaces, mientras el Majzén (el entorno real) no deja de dar palos de ciego desgarrándose en luchas intestinas de poder. Ya habrá tiempo de dar nombres y “familias”.

Incluso ayer mismo el “baile” mediático del video de Nasser Zafzafi, en el que presuntamente se demostraría que éste no habría sufrido torturas, seguido del inmediato comunicado de la Dirección de Prisiones desmintiendo que la grabación haya sido grabada en ninguna celda de la cárcel de Oukacha (Ain es-Sebba, Casablanca), abre muchos interrogantes. ¿Hay realmente alguien que controle y dirija exactamente la situación?

Previamente, el rifirrafe entre la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) denunciando la existencia de torturas entre los presos rifeños y el automático desmentido de la Dirección Nacional de Seguridad Nacional (DGSN), arroja más dudas sobre el enojoso asunto de la gestión del Hirak y aun del mismo Rif, una gestión que globalmente se ha saldado con un sonoro fracaso. Quizás no sea políticamente correcto, pero España después de la estúpida y cruenta guerra (1921-1927) al servicio del Sultán contra el emir Mohamed Ben Abdelkrim El Jatabi y su República independentista, dejó en 1956 un Rif organizado y en crecimiento, estable. Después de la Independencia, Al Majzén le faltó tiempo para volar el Rif en pedazos. De aquellos polvos vienen estos lodos.

En cuanto a los procedimientos judiciales, si ayer se vio la vista previa ¡durante más de cinco horas! de Nasser Zafzafi y Jawad Essabiri (Nasser volverá ante el Tribunal el jueves), hoy le toca el turno al periodista de Rif24, Mohamed El Asrihi, amigo personal de este escribano del limes desde la primavera de 2011 (¡fuerte abrazo Med, coraje compañero!), así como de Abdel Mohsine Atazi y Abdel Ali Houd).

El texto continua tras la imagen.

Imagen del perfil de Facebook del periodista de Rif 24, Med El Asrihi.

Y el miércoles tendrá lugar la vista previa de Nabil Ahmjikh y Amghar Karim, además de Salhma Ziani, la joven artista conocida como Silya y que estaría sufriendo una grave depresión. En el caso de Silya el caso es particularmente sangrante. Si todos los casos anteriores son presos políticos, la situación de Silya es particularmente lacerante y penosa. ¿Cuál ha sido el “delito” del ruiseñor del Hirak, cantar? Hay que ser canallas para mantener a Silya, una joven de 23 años, en la cárcel e incomunicada con el resto de presos rifeños, aislada como Nasser Zafzafi, el periodista Med El Asrihi y Mohamed Jelloul, en una injustísima situación que revela por sí sola la auténtica cara y crueldad de un régimen. Algún día, quizás no muy lejano, alguien tendrá que  asumir sus responsabilidades.

¡Por no hablar de los menores de edad que están siendo llamados a declarar en la comisaría de Alhucemas! y en CORREO DIPLOMÁTICO conocemos datos muy concretos, con nombres y apellidos. El acoso a los familiares de los presos es constante.

En última instancia, aquí en Marruecos todos estamos (periodistas los primeros) en libertad provisional. En la sociedad marroquí, lo escribí cuando el M-20F , solo hay dos tipos de ciudadanos: los vigilantes y los vigilados. Y el que quiera entender que entienda.

Cartel de la manifestación del 20 de julio, coincidiendo con el aniversario del Desastre de Annual.

Para el próximo 20 de julio, a la sombra de la batalla de Annual (¡esa histórica derrota del ejército español que el Reino de Marruecos vende, como su victoria!), el Movimiento Popular Rifeño (MPR) echará el todo por el todo en una gran movilización, en la que podría haber más de una sorpresa.

Ni falta decir que CORREO DIPLOMÁTICO estará allí, como en años anteriores en Igueriben, poniendo botas, sacando bloc y sobre el terreno. Este escribano levanta acta y no está dispuesto a bajar la cerviz o como diría Quevedo: “No he de callar por más que con el dedo, ya marcando la boca ya la frente, silencio avises o amenaces miedo”.

Vamos hasta el final. Como decimos los pilotos, “de frente y por derecho”.

Haya salud.

Visto.

2 comentarios sobre “Rif: los presos políticos de Marruecos

Comentarios cerrados.