Un muerto, 4 heridos y 14 condenas en última gran protesta en el Rif, dice AMDH

Redacción/ Ceuta./ La última manifestación de protesta en la ciudad rifeña de Alhucemas el 20 de julio, que fue duramente reprimida por las autoridades, se saldó con un muerto, cuatro heridos y al menos catorce condenas, lamentó la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH).

Según una información de la agencia EFE, esta ONG, considerada la mayor del país, denunció el uso de bombas lacrimógenas en la dispersión de aquella marcha, lo que causó cuatro heridos, además de un quinto con lesiones muy graves al ser alcanzado por uno de los proyectiles en la cabeza y que murió veinte días después.

El joven Imad Attabi falleció el martes pasado, tras pasar varios días en coma en el Hospital Militar de Rabat, y su restos fueron ayer trasladados y enterrados en Alhucemas. La AMDH también denunció la detención de 33 personas tras la protesta del 20 de julio, de las que catorce fueron juzgadas y condenadas a penas de entre tres meses y un año de cárcel. Entre ellos figura el periodista Hamid Mehdaui, que dirige el sitio web “badil.info” y sentenciado a tres meses de cárcel acusado de “incitar a la gente a manifestarse”.

La ONG enumeró una serie de violaciones en un informe que hizo público el miércoles y que está basado en el testimonio de 36 activistas de derechos humanos, entre los cuales había 16 personas que participaron en la marcha del 20 de julio, que fue expresamente prohibida entonces por las autoridades marroquíes.

Asimismo, la AMDH denunció “acosos” contra los periodistas, “la censura” de internet durante el día de la manifestación, las “interferencias” que imposibilitaron la realización de llamadas telefónicas o la instalación de puestos policiales antes y después de la protesta en los accesos de la ciudad. “Los aparatos de seguridad utilizaron una fuerza excesiva y desproporcionada contra los manifestantes”, recalcó la ONG.

Las protestas del Rif estallaron en octubre de 2016, tras la muerte de un vendedor de pescado aplastado dentro de un camión de recogida de basura, y desde entonces han sido detenidos casi 200 activistas. Los activistas rifeños exigen, además de la liberación de los arrestados, la construcción de una universidad y un hospital oncológico en la provincia de Alhucemas, así como puestos de trabajo y la “desmilitarización” de la zona.

***

CORREO DIPLOMÁTICO no puede ofrecerles esta información desde el terreno porque su director, José Luis Navazo, con residencia familiar en Tetuán desde hace 17 años, fue expulsado de Marruecos sin explicaciones y sin poder recuperar su equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *