Casi mil inmigrantes interceptados por Marruecos este verano en costa del Rif

Alhucemas (Marruecos)/EFE/.- Los servicios de seguridad de Marruecos frustraron en los últimos tres meses la salida de casi mil inmigrantes clandestinos que planeaban llegar a las costas sureñas españolas a partir de la provincia rifeña de Alhucemas, en el norte del país.

Según informó a Efe una fuente policial, la Marina Real marroquí (Ejército) y la Gendarmería Real arrestaron en distintas operaciones a 956 candidatos a la inmigración ilegal desde las costas de Alhucemas, situadas al oeste de Melilla, durante los pasados tres meses.

Los intentos de los inmigrantes indocumentados para cruzar el mediterráneo desde Alhucemas continúan sin tregua y el pasado lunes una patrulla de la Marina Real marroquí interceptó en alta mar una patera procedente de esa ciudad con 51 inmigrantes subsaharianos a bordo.

La mayoría de los inmigrantes interceptados este verano, entre los que se encuentran hombres, mujeres y menores de edad, proceden de países subsaharianos, y en menor medida son marroquíes de la misma región rifeña.

En el caso de los subsaharianos, después de someterlos a un interrogatorio policial, las autoridades los deportan a ciudades del centro del país, para que no vuelvan a intentar emigrar de forma clandestina, aunque con mucha frecuencia lo reintentan, ya sea por mar o a través de las vallas de Ceuta y Melilla.

La provincia de Alhucemas se ha convertido este año, de forma novedosa, en uno de los puntos de partida favoritos de los inmigrantes subsaharianos que quieren llegar a Europa, y es muy frecuente también verlos en las calles de la ciudad, solos o en familia, pidiendo dinero.

“Esos inmigrantes ya no se esconden en los bosques cercanos a la ciudad para esperar el momento del embarque (como hacían anteriormente), sino que vienen al centro con sus familias para pedir en los semáforos”, dijo a Efe el defensor de los derechos de los inmigrantes Faisal Ausar, que vive en Alhucemas.

El aumento significativo del número de los inmigrantes que salen desde Alhucemas se debe, según el activista, al mayor control de las autoridades marroquíes sobre las costas de las provincias vecinas de Nador y Driuech, al este de Alhucemas.

Pero, aunque las diferentes fuerzas de seguridad marroquíes han frustrado la salida de casi un millar de personas, al menos un número similar ha conseguido alcanzar territorio español este mismo verano procedentes de esas mismas costas de Alhucemas, según fuentes policiales españolas, siendo la mayoría de ellos subsaharianos.

Un número indeterminado ha podido además penetrar en España sin haber sido detectado por la policía ni la Guardia Civil, convirtiendo este verano en el más intenso de los últimos años en cuanto al tráfico de pateras en el mar de Alborán.

Las autoridades marroquíes se han mostrado reticentes a reconocer este incremento de la emigración clandestina.

A mediados del pasado mes de julio, el portavoz del Gobierno marroquí, Mustafa Jalfi, declaró que el aumento del número de emigrantes que intentan cruzar el mar es “algo normal” en verano y lo atribuyó a las “condiciones climáticas favorables” en este período del año.

Ni Jalfi ni ningún otro miembro del gobierno han vinculado el alza en el tráfico de pateras con la situación de inestabilidad que vive la región rifeña des el pasado de octubre y que ha obligado a un enorme despliegue policial en la región, supuestamente en detrimento de la vigilancia costera.

Precisamente en varias ocasiones se han detectado este verano grupos de jóvenes rifeños que también han emigrado clandestinamente en pateras, desde las cuales han grabado en alta mar vídeos en los que repiten las consignas políticas más frecuentes en estos meses de protestas.

Costa Alhucemas. Foto: Fidel Raso