Reino Unido mantiene la alerta máxima tras la detención de un joven por el atentado de Londres

  • Estado Islámico reivindica la autoría del ataque y celebra los 29 “cruzados” heridos en la explosión

Viviana García / Londres / EFE./La investigación sobre el atentado del viernes en la estación de metro Parsons Green (suroeste de Londres), en el que 29 personas resultaron heridas, avanzó hoy con la detención de un joven de 18 años, pero se mantiene la alerta terrorista en “crítica”, el nivel más alto.

El joven, cuya identidad no ha sido facilitada, fue arrestado a las 06.50 GMT en virtud de la ley antiterrorista en la zona portuaria de Dover (sureste de Inglaterra) y será llevado a una comisaría de la capital británica para ser interrogado sobre las circunstancias del atentado. La ministra británica del Interior, Amber Rudd, calificó la detención de “muy significativa” pero recalcó que la investigación está en curso.

Scotland Yard informó en un comunicado que sobre las 12.40 GMT de hoy evacuaron y registraron un domicilio en la localidad de Sunbury, en el condado de Surrey (a las afueras de Londres), como parte de la investigación, y también dispusieron la evacuación de los residentes de los edificios vecinos como medida de precaución. La Policía ha pedido a la población que se “mantenga alerta” ya que el estado de alerta actual implica que un atentado puede ser inminente.

Cressida Dick, jefa de la Policía Metropolitana de Londres en el funeral de Keith Palmer, un policía británico muerto en acto de servicio. Foto: Katie Chan (Wikipedia)

La jefa de la Policía Metropolitana de Londres (MET), Cressida Dick, declaró hoy a los medios que la gente verá una mayor presencia policial en las calles y recalcó que Londres “no se detendrá” tras este ataque. “Lo mejor de Londres es que no nos rendimos, no nos rendimos a los terroristas. Así que el sistema de transporte está funcionando como siempre y los eventos de hoy siguen adelante”, añadió.

Con el nivel “crítico” de alerta se puso automáticamente en práctica la llamada operación “Temperador”, que autoriza a los soldados a prestar ayuda a la Policía para reforzar la seguridad en numerosos lugares importantes del país, especialmente en los estadios de fútbol al haber hoy jornada de la Premier inglesa.

El Gobierno británico explicó que la decisión de subir el nivel de alerta ha sido tomada por el Centro de Análisis Conjunto de Terrorismo, compuesto por representantes de 16 departamentos del Gobierno y con sede en las oficinas de los servicios secretos MI5 (interno).

En la reunión del comité de emergencia Cobra, que presidió la ministra de Interior -y en la que participaron representante de los principales ministerios y de los servicios secretos y de las fuerzas del orden-, se decidió mantener en “crítica” la alerta de terrorismo en el país, según la BBC. La Policía informó, además, de que los agentes han podido hablar con 45 testigos de la explosión de ayer. La última vez que el Reino Unido subió a “crítico” el nivel de alerta fue el pasado mayo tras el atentado suicida del centro de conciertos Manchester Arena, en el norte de Inglaterra.

La estación de metro Parsons Green fue reabierta hoy y el barrio de esta zona de Londres ha vuelto a la normalidad. Un artefacto de fabricación casera, contenido en un cubo blanco, explotó parcialmente en un tren que se dirigía al centro de la capital británica a la hora punta de la mañana -sobre las 7.20 GMT-.

Las fuerzas del orden continúan observando hoy las imágenes de las cámaras de seguridad de Parsons Green y los alrededores. El asistente del comisario de la Policía de Transporte Británica, Robin Smith, dijo hoy que sus agentes tienen mucha experiencia a la hora de observar cómo la gente se mueve por las estaciones. Se estima que en las estaciones del metro de Londres hay unas 12.000 cámaras de seguridad.

Daesh reivindica la autoría del atentado

La organización terrorista Estado Islámico (EI) o Daesh en su acrónimo en árabe, asumió ayer la autoría del atentado. En un comunicado publicado en Telegram y cuya autenticidad no pudo ser verificada, el Daesh aseguró que “un artefacto” explotó en el metro de Londres, concretamente en la estación Parsons Green, que ha dejado 29 “cruzados” heridos, según el grupo radical.

La nota, que está firmada en Gran Bretaña, aduce que “solo con la ayuda de Dios los soldados del califato lograron poner numerosos artefactos explosivos e hicieron explotar uno de ellos en un grupo de cruzados en la estación de metro Parsons Green”.Asimismo, amenazó a Reino Unido con que el “próximo” ataque que se lleve a cabo “va a ser peor con la decisión de Dios y gracias a Dios”.

Minutos antes, la agencia afín a los terroristas, Amaq, aseguró a través de un escueto comunicado por Telegram que “un destacamento del Estado Islámico” había perpetrado este atentado, el quinto cometido este año en territorio británico. Los otros cuatro fueron: uno en marzo ante el Parlamento británico; otro en mayo en el estadio Manchester Arena, en el norte de Inglaterra, el de junio en el puente de Londres, y otro, también en junio, en una mezquita del norte de la capital.

Según las fotos divulgadas por los medios, el artefacto estaba en un cubo blanco dentro de una bolsa de un supermercado y al parecer tenía un detonador pero no llegó a explotar en su totalidad, lo que ha hecho pensar a los expertos que el responsable tenía como objetivo provocar numerosas víctimas a la hora punta de la mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *