Reporteros sin Fronteras pide respeto a la libertad de expresión en Cataluña

Periodistas locales y corresponsales extranjeros denuncian campañas de ciberacoso en redes sociales y presiones propagandísticas de la Generalitat.

La organización insta a que no se utilicen procedimientos judiciales para amedrentar a medios de comunicación catalanes.

El referendum ilegal contará con un Centro de Prensa que será instalado por el empresario Jaume Roures.

 

El acoso y los linchamientos contra periodistas en las redes sociales no son exclusivos de ninguna ideología. En todos los países de nuestro entorno, incluida España, Reporteros Sin Fronteras recibe quejas por insultos, amedrentamientos y amenazas en Internet contra profesionales de los medios de comunicación. El “ciberacoso” es un fenómeno lamentablemente habitual, que afecta a todas las tendencias políticas. Sin embargo, la creciente escalada de tensión entre las fuerzas independentistas en el poder en la Generalitat y el Gobierno central de Madrid, a cuenta del referéndum unilateral del 1 de octubre, parece haber tensado la cuerda hasta extremos indeseables para el libre ejercicio del periodismo en Cataluña.

Ante denuncias de varios periodistas, catalanes, españoles y extranjeros sobre linchamientos en las redes sociales aparentemente instigados y/o secundados en entornos de poder en Cataluña, así como sobre presiones reiteradas por parte de determinados responsables de Comunicación del Gobierno autónomo catalán, Reporteros Sin Fronteras recabó la opinión de los denunciantes, así como de otros profesionales de los medios no alineados con el independentismo. Las quejas relativas a “ciberacoso” y “presiones del poder” fueron secundadas de forma casi unánime, con testimonios y pruebas. Fruto de esos testimonios, se elaboró, a lo largo del pasado verano, el presente informe. Sin embargo, los acontecimientos que han tenido lugar en Cataluña durante la segunda quincena de septiembre, no podían ser pasados por alto en este documento, listo para ser difundido antes de que acontecieran. Reporteros Sin Fronteras condena con rotundidad, la utilización de procedimientos judiciales con fines intimidatorios contra medios catalanes de línea independentista, como consecuencia de la sentencia del Tribunal Constitucional que prohíbe la celebración del referéndum y la difusión de publicidad sobre el mismo.

“El clima para el libre ejercicio del periodismo se ha visto tremendamente viciado por la extrema polarización que viven la política y la sociedad catalanas. Las ansias del Gobierno de la región por imponer su relato a la prensa local, española e internacional han traspasado líneas rojas y las maniobras intimidatorias del Gobierno central español no ayudan. Ambas partes deberían entender que el mejor síntoma de la democracia que dicen defender es una prensa libre, con periodistas pendientes de la información y no del ‘qué dirán’ o de autocensurarse”, afirma Pauline Adès-Mevel, responsable del Área de UE y Balcanes de RSF.

Por otrolado Mediapro habilita un Centro de Prensa para cubrir el referendum ilegal,

El acoso y los linchamientos contra periodistas en las redes sociales no son exclusivos de ninguna ideología. En todos los países de nuestro entorno, incluida España, Reporteros Sin Fronteras recibe quejas por insultos, amedrentamientos y amenazas en Internet contra profesionales de los medios de comunicación. El “ciberacoso” es un fenómeno lamentablemente habitual, que afecta a todas las tendencias políticas. Sin embargo, la creciente escalada de tensión entre las fuerzas independentistas en el poder en la Generalitat y el Gobierno central de Madrid, a cuenta del referéndum unilateral del 1 de octubre, parece haber tensado la cuerda hasta extremos indeseables para el libre ejercicio del periodismo en Cataluña.

Ante denuncias de varios periodistas, catalanes, españoles y extranjeros sobre linchamientos en las redes sociales aparentemente instigados y/o secundados en entornos de poder en Cataluña, así como sobre presiones reiteradas por parte de determinados responsables de Comunicación del Gobierno autónomo catalán, Reporteros Sin Fronteras recabó la opinión de los denunciantes, así como de otros profesionales de los medios no alineados con el independentismo. Las quejas relativas a “ciberacoso” y “presiones del poder” fueron secundadas de forma casi unánime, con testimonios y pruebas. Fruto de esos testimonios, se elaboró, a lo largo del pasado verano, el presente informe. Sin embargo, los acontecimientos que han tenido lugar en Cataluña durante la segunda quincena de septiembre, no podían ser pasados por alto en este documento, listo para ser difundido antes de que acontecieran. Reporteros Sin Fronteras condena con rotundidad, la utilización de procedimientos judiciales con fines intimidatorios contra medios catalanes de línea independentista, como consecuencia de la sentencia del Tribunal Constitucional que prohíbe la celebración del referéndum y la difusión de publicidad sobre el mismo.

“El clima para el libre ejercicio del periodismo se ha visto tremendamente viciado por la extrema polarización que viven la política y la sociedad catalanas. Las ansias del Gobierno de la región por imponer su relato a la prensa local, española e internacional han traspasado líneas rojas y las maniobras intimidatorias del Gobierno central español no ayudan. Ambas partes deberían entender que el mejor síntoma de la democracia que dicen defender es una prensa libre, con periodistas pendientes de la información y no del ‘qué dirán’ o de autocensurarse”, afirma Pauline Adès-Mevel, responsable del Área de UE y Balcanes de RSF.

Por otro lado Mediapro montará un Centro de Prensa para el 1-O, una instalación que habilitará el empresario audiovisual Jaume Roures en el edificio de Mediapro -en la avenida Diagonal de Barcelona- según han publicado diferentes medios.