Cataluña no es el Rif

Foto: Archivo CD

JL Navazo / Ceuta. El desenlace de las elecciones catalanas ha coincidido casi en el tiempo con una nueva vuelta de tuerca en la dura y cruel represión sobre el Rif, que está vaciando de sus habitantes la histórica región marroquí: a los centenares de presos políticos encarcelados hay que añadir el éxodo, en pateras o como fuere, en un peligroso viaje a España de centenares de sus jóvenes. Hasta los viejos son detenidos y los niños y menores de edad capturados, como animales, en sus casas.

En Marruecos, algún iluminado responsable  ha señalado alguna vez que “nosotros también tenemos un problema de independencia”, aludiendo a las autoproclamadas “Provincias del Sur” (que también fueron en su tiempo “provincia” española) comparando obscenamente su situación con Cataluña obviando que el Sáhara Occidental, le guste o no a nuestros procelosos vecinos del sur, es en un territorio pendiente de descolonización para las Naciones Unidas. Nada pues que ver con Cataluña.

Otra cosa es el Rif, pues si bien el “Hirak” (Movimiento) jamás se ha declarado independentista, las autoridades marroquíes lo acusan sin ninguna prueba de ello. Calumnia que algo queda, política de rancia tradición majzení.  Y sé muy bien de lo que escribo.

Por lo demás y a vuela pluma, la situación en Cataluña es ahora mejor de lo que a primera vista parece, pese a la habitual demagogia del “Procés” y el `potente alucinógeno de masas que es la manipulación estadística:

  • Inés Arrimadas ha batido al frente de Cs a los golpistas del ex presidente huido, Puigdemont, posicionándose los “naranjas” como la formación política más votada, le pese a quién le pese. En palabras de la vencedora de estas elecciones, los independentistas tienen hoy “menos escaños, menos apoyos y menos cohesión”. Voilá.
  • Aunque la ley D´Hondt y sus efectos distorsivos penalizan a los constitucionalistas, estos han ganado a los independentistas por 2.150.000 votos contra 2.050.000 de éstos. Ciudadanos ha obtenido 37 diputados, 3 más que JxCat y 5 más que ERC. Puras matemáticas. Es un marcado cambio de tendencia, que no ha hecho más que empezar.
  • Mírese como se mire, además de recular en votos y en escaños (léanse los datos globalmente) a los independentistas no les queda más remedio que cumplir la ley. Y el Estatuto de Autonomía. No tienen otra opción que acatar la legislación y el Estado de Derecho. ¿O van a intentar seguir por la senda golpista, despeñando a ellos y a Cataluña por el abismo del descrédito y el aislamiento internacional?

En cuanto al machacado y sufrido Rif, veamos sucintamente:

  • En Cataluña existe una Autonomía de pleno derecho que ya para sí quisiera el Rif. Aunque fuera el 50%, ¡o al 20% incluso!, ¡o aun menos! En Marruecos el proyecto de regionalización avanzada es, como tantas cosas, una mera fachada, inoperante, no se sustenta al día de hoy en algo tangible y práctico, como ha denunciado incluso el presidente del Consejo Regional Tánger-Tetuán-Alhucemas, Ilyas El Omari.
  • ¿Presos políticos en España? A ver, los políticos catalanes entre rejas (y con mis respetos personales para Oriol Junqueras, este hombre sostiene con dignidad sus creencias al contrario del cobarde Puigdemont) lo están por vulnerar una y otra vez la legislación vigente. En España se puede defender perfectamente la III o IV República o incluso el secesionismo, mientras no se conculque la ley. ¿Qué no gusta ésta? ¡Pues cámbiese! Lo explicó gráfica y coherentemente el ex secretario general del Partido Comunista Español (PCE), Francisco Frutos: “Decir hoy que hay presos políticos en España es un insulto a los verdaderos presos políticos que lucharon contra el fascismo”. Puigdemont y su banda de tinte mafioso son unos facciosos y unos delincuentes de guante blanco del 3% y más, como el “padre” de estas criaturas, el ex banquero y supuesto “Honorable” Jordi Pujol y su corrupta familia. ¡Si el Muy Honorable Tarradellas, porque esté sí que lo era, levantara la cabeza!
  • ¿Independentismo? El rancio fasciocatalanismo excluyente sí lo es, incluida la peculiar izquierda (¿izquierda?) que le apoya y sostiene. Pero el Hirak rifeño no y lo escribo a pie de obra. En ninguna de las tres ocasiones en las que hablé largo y tendido con Nasser Zefzafi (la primera el 8 de noviembre en Alhucemas, cuando la famosa foto una segunda en Cala Bonita y una tercera en Bukidán), ni con su padre al que también tuve ocasión de entrevistar, ni con su equipo de los primeros momentos (Reda Benzaza entre otros), ni con los diversos comités de apoyo al Hirak en Madrid, Málaga o París, se planteó ni por asomo la independencia del Rif. Otra cosa es que algunos elementos, muy minoritarios, la expongan a título personal, váyase a saber quién empuja por detrás… Y que el Estado majzení lo utilice, sin pruebas, para juzgar a los presos políticos rifeños.
  • Libertad de prensa. En España, como en el resto de Europa, la libertad de prensa es un principio irrenunciable. Cualquier medio de comunicación extranjero se ha podido mover en Cataluña, antes y ahora, sin ninguna restricción. En todo Marruecos sin embargo las presiones y controles son numerosos, agobiantes, pero es en el Sáhara y actualmente en el Rif donde los periodistas extranjeros se ven más constreñidos, lo habitual es que sean vetados cuando no expulsados; en verdad la prensa marroquí crítica tampoco lo tiene fácil, salvo para escribir panegíricos y tapar las vergüenzas del régimen. Somos ya unos cuantos los que fuimos aventados fuera del país por cubrir el Hirak en el Rif: si en mi caso fui expulsado (junto con el periodista Fernando Sanz) el pasado 25 de julio al atardecer después de que policías de la DGSN (Dirección de Seguridad Nacional), muy correctos hay que decirlo, fueran a buscarnos a mi residencia familiar en Tetuán, mi vuelta a Marruecos sigue estando absolutamente prohibida como pude ratificar hace unos días en el paso fronterizo de El Tarajal (Ceuta). En la lista de expulsados hay que añadir a Saeed Kamali Dehghanl, periodista británico del diario The Guardian, el periodista argelino Djamel Alilat (El Watan) y estos días la periodista francesa Vanessa Descouraux, de France Inter. El Estado majzení no quiere testigos incómodos, que levanten acta de sus abusos y tropelías. Por no hablar de los periodistas marroquíes encarcelados en Oukacha (Casablanca), entre ellos Hamid Mahdaui y Med Asrihi, de Rif 24, buen y querido amigo de Bukidan desde febrero de 2011. Igual, igualito que en Cataluña.
  • Con todo, los casos más indignantes y clamorosos son los de los niños y menores, también algún que otro anciano, así como las amenazas y chantajes a las familias de los encarcelados. Solo esta semana, después de las manifestaciones del pasado domingo en Imzuren (localidad cercana a Alhucemas en la antigua carretera a Nador, poco antes de Beni Buayach) varios niños y menores, alguno de la edad de mis hijos de 7 y 9 años, hayan sido secuestrados en sus casas, esposados, zurrados y trasladados a la Prisión de Menores de Nador. Uno de los casos más terribles es el de 3 hermanitos de Imzuren, una de las villas rifeñas más tradicionalmente combativas, de 6, 8 y 10 años detenidos en su casa el 19 de diciembre. ¡Porca miseria! Son puestos como otros posteriormente en libertad provisional después de tres días de detención, con visibles huellas en sus débiles cuerpos del maltrato recibido. 11 de ellos según confirma la EFE desde Rabat, serán juzgados ante el Tribunal de Primera Instancia de Alhucemas el próximo 15 de enero. En fin, igual, igualito que en Cataluña…
  • Por no hablar de los manejos y manipulaciones de los servicios secretos de la DGED (Dirección General de Estudios y Documentación) en el seno de la numerosa comunidad marroquí asentada en Cataluña, apoyados por el entramado separatista en organizaciones como Nous Catalans y otras entidades. El caso Ziani, del que escribí hace unos años en CORREO DIPLOMÁTICO, es solo la punta del iceberg. Al amparo de la lucha conta el terrorismo yihadista (en buena parte de nacionalidad marroquí) y pretextando una necesaria colaboración, Rabat ha llenado España (Ceuta y Melilla en primer lugar) de sus “Mortadelos”. Solo en Málaga, los servicios marroquíes han desembarcado después del verano al menos a una decena de sus agentes. El control (y eventual neutralización al menos informativa, intoxicando y manipulando) de la comunidad rifeña en España, no nos engañemos, es una de sus prioridades.

Lo del “Hirak” es una “guerra” larga y sucia, el Estado majzení está alcanzando cotas de indignidad difícilmente imaginables, tremendos errores políticos que están erosionando poco a poco a la monarquía alauí, causante y víctima a la vez de éste infame despropósito que es la represión sobre la región. Los rifeños no se van a callar: ni en la “pequeña cárcel” de Oukacha, ni en la “gran cárcel” abierta que hoy es el Rif, ni en el seno de la numerosa y activa comunidad rifeña en Europa, cada vez más vertebrada en la defensa de su tierra y de su gente. CORREO DIPLOMÁTICO tampoco. Todos, cada uno a su manera, estamos pagando un duro precio. Por nuestra parte y está en nuestras señas de identidad, las libertades de conciencia y expresión son irrenunciables. En mi particular caso y como diría Quevedo, “No he de callar por más que con el dedo, ya marcando la boca ya la frente, silencio avises o amenaces miedo”. Directo, en rifi: “Turi turi”.

Haya salud.

Visto.

2 comentarios sobre “Cataluña no es el Rif

  • el 24/12/2017 a las 23:36
    Permalink

    Saliste con lo puesto de Marruecos para siempre y con una patada en el culo, con ese país no se juega.

    • el 08/01/2018 a las 20:09
      Permalink

      Conmigo tampoco se juega. Gracias.

Comentarios cerrados.