Jerada: tenso compás de espera

 

JL Navazo / Algeciras. Mientras la explosiva situación de Túnez sigue su curso, el martes 10 por la tarde en Jerada (localidad sita unos 50 kms. al sur de Uxda, varios trabajadores podrían haber perecido en una de las minas clandestinas de plomo (en realidad una gruta) sita en la comuna de Beni Bubker, a escasa distancia de la frontera con Argelia, según informaba la Unión Marroquí de Trabajadores (UMT), aunque al final y afortunadamente esta vez todo quedó en un susto de muerte. Y en la capital de la provincia ante las investigaciones en curso puestas en marcha por el jefe de Gobierno, el doctor El Othmani (Partido de la Justicia y el Desarrollo, PJD), la mafia con cobertura política de los “empresarios” del carbón guarda distancia desechando por el momento la compra de minerales de los yacimientos clandestinos, cortando con ello la precaria viabilidad económica, en pleno invierno, de unas 2000 familias. Las rentas derivadas del carbón, aun ilegal, son en Jerada la auténtica Conquista del pan de la que hablaba el ruso Kropotkin, padre del comunismo libertario, en 1892.

Por lo demás, 3 políticos y 1 ex sindicalista (ex cuadro de Carbones de Marruecos, CDM, antiguo titular de las minas hasta el año 2000) acaparan los permisos de búsqueda y explotación de licencias. Se trata de Mustafa Toutou, diputado del Partido de la Autenticidad y Modernidad (PAM), Mohamed Darhou, ex presidente de la comuna o ayuntamiento de Jedada (Istiqlal) y El Bachir Amnoun Oubaha, consejero comunal (concejal). Veamos otros nombres del “pequeño majzén” de Jedada:  el citado Mustafa Toutou, diputado del PAM, es hermano de la presidenta de la Comuna (ayuntamiento), Mbarka Toutou, también del PAM naturalmente. Y Yassin Darhou, diputado desde 2016 por el Istiqlal es hijo del otro empresario Mohamed Darhou, como ya vimos ex presidente de la comuna (ayuntamiento). Todo queda en familia. En cuanto al presidente del Consejo de la Región de la Oriental desde octubre de 2015, Abdenbi Biuii, adivinen a qué formación política pertenece: ¡pues al PAM! ¿A cuál si no?.

En cuanto al gobernador de la Provincia desde enero de 2014, Mabruk Tabet o al wali de la Oriental, Muad Jamai, paso palabra, pero ya pueden ir poniéndose las pilas.

Para mí que los ministros con responsabilidades en el ramo, Azziz Rebbah de Energía y Minas y Abdelkader Amara,de Transporte y Logística (ambos del PJD), han de atarse bien los machos y emplearse a fondo si quieren sanear la provincia y evitar que varios miles de habitantes (el Hirak, movimiento) sigan saliendo pacíficamente a la calle, luchando noche y día por sus derechos. La provincia alberga unos 110.000 habitantes, concentrándose casi la mitad de la población (45.000) en la municipalidad de Jerada. La tasa de paro (37,8%) supera 4 veces la media nacional y el analfabetismo golpea más a las mujeres (48,2%) que a los hombres (38,8%). Junto a los mineros, la asociación de diplomados en paro y colectivos de jóvenes (los más implicados en minas clandestinas) se han unido a las protestas agrupándose en una entidad asamblearia llamada Cuadros Democráticos de Jerada y que según parece lo tienen muy claro: hechos sí, promesas no.

Jerada es la provincia más pobre y abandonada de la región de Uxda. Tras el accidente de la mina ilegal de carbón en la que el pasado 22 de diciembre murieron dos hermanos, Hucine y Jeduane Diui, de 23 y 30 años, Jerada se ha puesto en pie. El movimiento de protesta, día sí, día no, se ha extendido a todas las localidades alrededor de la capital, es decir: Sidi Bubker, Ras Asfour, Guenfuda, Tiuli, Gafaït, Labkhata, Aïn Beni Mathar, Mrija y Oulad Ghziel.

En Jerada parece que la población ha dicho hasta aquí hemos llegado. Basta de hogra (humillación). ¡Es suficiente! Y para nada están dispuestos a contentarse con gestos: queremos respuestas, no palabras, claman. En Marruecos, poco a poco, la población parece estar despertando de su letargo, superando a la adocenada clase política que en teoría representa a los ciudadanos: ayer y ahora el Rif, ahora Jerada, ¿mañana….?

Haya salud.

Visto.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *