Terrorismo yihadista. ¿Al Baghdadi en el Sahel?

Spread the love

 

Abu Bakr Al Baghdadi. Daily Star

JL Navazo / Ceuta.  Según informaciones del Instituto Washington para Oriente Próximo (The others: Foreign Fighters in Lybia), los yihadistas marroquíes serían los segundos después de los tunecinos en integrar las filas del Estado Islámico (EI) en Libia, mientras que los argelinos estarían en tercer lugar. El número de marroquíes se estima en 300 combatientes, los argelinos 130 y tunecinos unos 1500.

Por otro lado el pasado 21 de enero habría sido abatido recientemente por una unidad especial de la Guardia tunecina en un operativo antiterrorista llevado a  en la porosa frontera con Argelia, Bilal El-Koubi, yihadista de nacionalidad argelina buscado en este país desde 1993, brazo derecho de Abdelmalek Droukdel, alias Abu Mossaâb Abdelwadud y responsable de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) en Túnez. El-Koubi habría sido eliminado junto a una célula terrorista a sus órdenes de otros seis yihadistas.

El yihaterrorista Abdelmalek Droukdel

En cuanto al ubicuo Abu Bakr Al Baghdadi, autoproclamado califa del EI (Estado Islámico en Irak y Levante, Daesh en su acrónimo árabe), según fuentes irakíes habría huido hacia algún país del África subsahariana, después de haber abandonado Mosul tras la liberación de la ciudad el pasado julio. Según Najeh Ibrahim, ex líder de la Yamaa Islamiya egipcia, Al Baghdadi se encontraría oculto en la vastedad del no man´sland sahariano, “en algún lugar entre Niger, Chad y sur de Argelia”, un enorme territorio plagado de grupos terroristas que le habrían jurado, en su mayor parte, fidelidad. El gran temor es que El Baghdadi, con su sanguinario carisma, pueda federar los diferentes grupúsculos y lanzarlos en una nueva yihad que alcance a los países del Magreb: Túnez, Argelia y Marruecos.

La sociedad tunecina se ha movilizado repetidamente contra el terrorismo